En escenarios muy castigados por la presión de pesca es muy recomendable probar un cebo simple, que en verdad están muy acostumbradas a comerlo como el primer plato, la ensalada! Estoy hablando del clásico maíz dulce.

Me encanta poner junto a mi cebo de anzuelo un pequeño puñado de granos de maíz dulce sin nada más, es decir, sin engodos, ni más atrayentes que los propios azucares naturales de esta semilla.

En este tipo de escenario no podemos desperdigar cebos libres a diestro y siniestro por lo que bajo mi punto de vista, prefiero concentrar las semillas junto a mi cebo de anzuelo. El problema está en cómo conseguir lanzar el puñado de maíz y que quede justo al lado del engaño, pues bien, en estas breves líneas os voy a confesar un pequeño truco que os dará alegrías

cmo-formar-una-malla-de-pva-con-semillas

Para empezar necesitaremos malla de PVA. Muchos os preguntareis ¿cómo vamos a usar PVA, si se supone que al contacto con el agua de cocción que ha adsorbido el maíz se derretirá la malla? Bueno, en cierta parte lleváis razón, si echáramos los granos directamente sobre la malla de PVA, ésta se derretiría rápidamente arruinando nuestros propósitos, así que antes tenemos que “tratar” las semillas.

Para ello, extraeremos el líquido de cocción que hay en el interior de la lata y lo depositaremos en un recipiente. Añadiremos un poco de agua, a ser posible del escenario de pesca o agua mineral para no incorporar otros componentes indeseados como el fuerte olor a cloro. Agregamos sal marina a razón de dos cucharadas soperas por ¼ de litro. Removemos el agua salada hasta que se disuelva por completo y consigamos una mezcla homogénea. A continuación sumergimos de nuevo los granos de maíz en esta solución salina, volvemos a remover y dejamos reposar durante 5 minutos.

Después de este tiempo podemos rellenar directamente una malla de PVA y hacer una bolita bien prieta si miedo a que se disuelva antes de tiempo. Si queréis hacer “la prueba de fuego” podéis sumergir la malla anudada con los granos de maíz en el líquido salobre y dejarlo tanto tiempo como queráis, veréis como nunca de derretirá. Sin embargo, cuando la lancéis y llegue al fondo del lago junto a nuestro cebo de anzuelo, estallará y situará algunos cebos libres junto a nuestra trampa.

Personalmente, en estos casos, me encanta usar un grano de maíz de plástico flotante, se levantará unos milímetros del fondo y resaltará de entre el resto de cebos libres, llamando la atención de pez que merodee por la zona.

Paso a paso:

1. Necesitamos maíz cocido en su jugo y sal marina

dynamite-baits-sweet-corn-300x198

 

 

 

 

 

 

 

2. Extraemos el líquido y al que añadimos un poco de agua y  la sal

extraemos-el-lquido-y-al-que-aadimos-un-poco-de-agua-y-la-sal-300x198

 

 

 

 

 

 

 

3. Removemos vigorosamente hasta disolver la sal

removemos-vigorosamente-hasta-disolver-la-sal-300x198

 

 

 

 

 

 

 

4. Incorporamos los granos de maíz a la solución salina

incorporamos-los-granos-de-maz-a-la-solucin-salina-300x198

 

 

 

 

 

 

 

5. Formamos una malla de PVA con un buen puñado de maíz

formamos-una-malla-de-pva-con-un-buen-puado-de-maz-300x198

 

 

 

 

 

 

 

6. Insertamos nuestro montaje y ya está listo para cazar

insertamos-nuestro-montaje-y-ya-est-listo-para-cazar-300x198

 

 

 

 

 

 

 

Este pequeño truco lo podemos aplicar con toda clase de semillas: chufas, cañamón, maíz, trigo… y también con todo tipo de cebos húmedos como gambas, almejas, mejillones…

frank-granados-dynamite-baits
Después de estos fishing consejos sólo me queda recomendarle que salga ahí fuera y compruebe la efectividad de este método, estoy seguro que se sorprenderá de los resultados.

 

Artículo de Frank Granados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.