El pasado mes de Mayo, durante los días 13 y 16, se disputó en el embalse de la Fernandina, provincia de Jaén, la segunda edición del clasificatorio de España para el World Carp Classic 2016, uno de los eventos más importantes del panorama internacional. Este embalse de 1.230 hectáreas fue elegido por su precioso entorno pero sobre todo por la gran cantidad y belleza de sus carpas royales.

A partir de día 12 de Mayo comenzó la recepción de los participantes en la localidad de Vilches, donde gracias a su Alcalde, Bartolomé Guijo Torrico, y a la Concejal de Deportes, Ángela Casas López, dispusieron de un enorme pabellón cubierto para una llegará que estuvo pasada por agua. En la prueba clasificatoria se congregaron 30 equipos de pescadores de los puntos cardinales más dispares como Málaga, Cataluña, Navarra, Extremadura, Madrid… la gran mayoría de ellos curtidos en grandes competiciones nacionales e internacionales y con conocimientos para abordar cualquier tipo de agua aún sin haber tentado antes a nuestras amigas las carpas.

Al amanecer del día siguiente se realizó el sorteo de los puestos. El embalse estaba dividido en tres grandes sectores denominados: Shimano, Dynamite Baits y Lowrance. Los puestos estaban lo suficientemente separados y delimitados como para que los participantes pudieran pescar hasta un límite de 250 m si necesidad de molestar a los competidores laterales. Todos y cada uno de los puestos fueron seleccionados por el pescador local Frank Granados, gran conocedor del lago y ganador de la primera edición de este gran evento.

Después del sorteo se repasaron las normas del campeonato para disipar cualquier duda y se pasó a la desinfección del material ligero como moquetas de recepción, sacaderas, sacos de retención y pesaje, totalmente obligatorio para todos los participantes, de esta manera se elimina la posibilidad de propagar especies dañinas como el temido mejillón cebra.

Tras el sorteo y la primera desinfección, los pescadores pusieron rumbo a sus pesquiles para montar y dejar listo el equipo de pesca y el de acampada. La climatología no era la más confortable, con rachas de fuerte viento y agua pero esto es carpfishing ¡puro y duro! Aún así la organización visitó todos los puestos para desinfectar las barcas ya ensambladas y pasar el check tanto de las medidas de seguridad como del material de navegación obligatorio. Recordemos que en este campeonato está permitido el uso de barcas, barcos cebadores así como los cohetes cebadores de todas las medidas e incluso las catapultas. Casi todos los equipos tenían todo en regla pero desgraciadamente algunos de ellos no contaban con todas las medidas de seguridad exigidas en la normativa del evento y no pudieron echar su barca al agua.

Poco después del medio día se dio el pistoletazo de salida y todos los participantes empezaron a sondear su zona de pesca, marcarla, cebar y como no, ¡a pescar!

El sistema de puntuación se adaptó a esta modalidad de pesca, que en verdad no persigue capturar el mayor número de peces sino a los especímenes más grandes. De esta manera daba igual que un equipo sacara 100 peces (algunos los sacaron) porque sólo eran válidos los tres peces más grandes de cada puesto teniendo que sobrepasar cada uno de ellos el listón de los 4,000kg. Este sistema asegura que los pescadores busquen sacar sobre la moqueta a los peces más grandes del lago intentado evitar a los pequeños. El embalse de la Fernandina contiene millones de carpas de hasta 15 kilos, sólo royales, preciosas, pero la media está entorno a los 3 kilos por lo que para conseguir capturas por lo alto del peso mínimo hay que usar determinadas técnicas y después se demostró que no todos los pescadores conocían ni dominaban.

Durante el primer pesaje en la tarde del primer día algunos equipos ya tenían peces que sobrepasaban el peso mínimo, destacando la zona Shimano y sobre todo la zona Dynamite Baits respecto a la zona Lowrance (estaba muy parada en lo que refería a capturas). Los pescadores locales tenían una cierta ventaja sobre los “extranjeros” pero el nivel de adaptación de algunos equipos, igualó la balanza pronto. En total fueron 6 los que inauguraron su marcador particular con peces de peso en el primer pesaje oficial.

La primera noche super lluviosa fue muy activa y esperábamos que diera la cara algún barbo gitano ya que en este pantano los hay de muy buen porte y son de hábitos predominantemente nocturnos. Los barbos no contaban en la clasificación pero debido a la belleza de esta especie, cada sector tenía un premio asignado para el barbo más grande.

La lluvia cesó al amanecer del segundo día dejando un cielo nublado pero con temperaturas agradables. La climatología suave y el cese de la lluvia, permitía a los pescadores disfrutar del día y a la misma vez sondear y buscar nuevos hot spots donde aplicar las estrategias para conseguir grandes capturas. Personalmente conocí y vi a muchos pescadores muy activos, con ganas de ganar. Esta competición, su normativa y la forma de puntuar eran características nuevas en España. Lejos de los campeonatos de los “lanzadores de bolsas de PVA”, a la gran mayoría de los competidores les pilló por sorpresa y tuvieron que rearmar sus pensamientos para conseguir alzarse con el triunfo.

En la visita matinal pudimos comprobar que como se esperaba, la noche fue ajetreada y los peces se movieron por todos los sectores y prácticamente por todos los puestos. Encontré algunos concursantes perdidos, sin saber que hacer para evitar a los pequeños peces del lago y algunas caras de decepción que me decían: “Ya no sabemos que hacer para que no entren los pezqueñines”. Entendemos que en ciertas zonas de España no es necesario cribar las capturas y este reto era algo nuevo para muchos pescadores, pero ciertamente el lago donde se va a celebrar la gran final del World Carp Classic 2016 también tiene una gran población de carpas jóvenes y otros peces pequeños que hay que saber apartar de nuestros cebos de anzuelo. Ha sido por esta razón, por la que se celebró el clasificatorio de España en un escenario donde a ciencia cierta, los ganadores sabrían qué hacer y cómo abordar la ansiada final en la República Checa.

Tras el último pesaje del día, fueron 16 equipos repartidos entre las tres zonas los que sacaron peces puntuables. Algunos puestos ya contaban con los tres capturas que saltaban el listón y la competición empezaba a ponerse interesante y más emocionante. Ahora había que ir superando el peso de los peces capturados y llegaba la hora de estrujarse el celebro para conseguir engañar a una de las “big mamas”.

Está claro que puedes conseguir un pez de tamaño fruto de la suerte pero sacar 3 royales grandes de este pantano sólo es posible usando las técnicas, los montajes y los cebos adecuados. Los tres primeros clasificados eran: 1º Shimano 03 con 17,900 Kg, después 2º DynamiteBaits 10 con 14,100 Kg y por último 3º DynamiteBaits 06 con 13,800 Kg. El equipo que iba en primera posición tenía una media de 6 kilos por pez que aunque nada despreciable, no era difícilmente superable.

La segunda noche fue igual de movida que la anterior y el día arrancó con un sol radiante, típico del sur de España, acompañado de una pequeña brisa que camuflaba la potencia solar; no fueron pocos a los que se les tostó la piel. El leve viento favoreció el trabajo de los pescadores y les permitió sondear lentamente e incluso visualizar el fondo con visores debido a la claridad del agua, el poco oleaje y la nula corriente. Mientras tanto, la organización comenzó con el pesaje matutino. El día transcurrió con más de un centenar de capturas, muchas de ellas con peso, concluyendo una clasificación más que ajustada: 1º S05 – 18,100 Kg, 2º S03 – 17,900 Kg y 3º L04 – 17,300 Kg. La diferencia estuvo en gramos, no en kilos, así que la competición estaba para comerse las uñas y con los nervios a flor de piel.

Los chicos de la organización volvieron a Vilches, a la casa de la cultura, para preparar la mesa de premios, publicar la clasificación en facebook y subir las fotos de las últimas capturas. Al igual que a los pescadores, a la organización les estaba flojeando las fuerzas, durmiendo un máximo de 4 horas al día, pero como dice el refranero: ¡sarna con gusto no pica!

La última noche en la orilla pasó sin pena ni gloria, la actividad de los peces bajó considerablemente. No fueron muchas las capturas en peso y las que salieron fueron de equipos del medio de la tabla que mejoraron su posición. A las 8:00 AM se dio la señal que fin de competición. Los pescadores recogieron a su ritmo mientras los jueces de zona hacían el último pesaje. Tras finalizar la pesada, rápidamente, se ajustó la nueva clasificación para publicarla y que los pescadores pudieran verla en las redes sociales.
Un poco más tarde, en torno a las 13:00h se abrieron las puertas de la casa de la cultura de Vilches para realizar la entrega de premios entre risas, saludos y enhorabuenas. Intentamos terminar lo antes posible para que los concursantes venidos de la otra punta de España pudieran volver a casa tranquilamente.

Desde la organización del evento queremos dar las gracias a todos los participantes y la enhorabuena a todos los ganadores y de forma muy especial, dar de nuevo las gracias al Ayuntamiento de Vilches, a la Sociedad de Pescadores de Úbeda y a los sponsor de evento (Dynamitebaits, Shimano, Lowrance y Nash), sin todos ellos este campeonato no hubiera sido posible.

Nos vemos en el clasificarlo para el World Carp Classic 2017!

Por Frank Granados.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.