IMG_0448

La época estival está considerada como poco productiva para la pesca de peces depredadores de agua dulce, como pueden ser black bass, luciopercas o lucios.

Las altas temperaturas, la alta luminosidad solar y la gran duración del día, hacen que estos peces se refugien en zonas tranquilas y zonas profundas a salvo de los calores y de la intensa luminosidad.

Pero indiscutiblemente, estos peces depredadores tienen que seguir cazando y alimentándose en algún momento del día, y son estos momentos los que deberemos aprovechar para intentar obtener algunas capturas en estas condiciones veraniegas.

Por otra parte, sería ilógico dejar de pescar justo cuando más tiempo tenemos para ello, es decir durante el periodo de vacaciones.

Por esto, vamos a intentar proponer algunos trucos y algunas técnicas específicas, para esta alegre estación del año.

 Black bass en superficie.

IMG_0440Generalmente la pesca del bass en verano pasa por intentar capturarlo en la capa superior del agua, justo donde esta puede estar más caliente debido a la gran cantidad de radiación solar que recibe en los largos días estivales.

Intentarlo en las horas centrales del día puede ser una dura tarea para el pescador, ya pesque desde una embarcación o desde la orilla. Con temperaturas de más de treinta grados, los peces parece que simplemente no existen y solamente los black bass de pequeño tamaño, estarán dispuestos a perseguir nuestros señuelos.

Hay dos soluciones al problema. Pescar muy pronto por la mañana o pescar en las horas del ocaso, incluso al anochecer.

Para este tipo de pesca necesitaremos utilizar señuelos de superficie, poppers, hélices, paseantes, spinner baits, minnows de vinilo sin lastrar. Invariablemente deberemos buscar zonas con coberturas vegetales o zonas rocosas donde las coberturas simplemente no existan. La profundidad máxima para este tipo de pesca, no debería ser superior a los tres metros, siendo la ideal de entre uno y dos metros.

Los lanzados habrá que ajustarlos al máximo a las zonas calientes de troncos y ramas sumergidas, piedras emergentes o pequeños recodos. El factor sorpresa, será siempre determinante en la captura de un buen ejemplar de bass.

Señuelos como el Chug Bug de Storm, Skitter Pop y X-Rap-Pop de Rapala, son armas infalibles para este tipo de pesca.

Pescar desde antes el amanecer hasta las diez de la mañana y volverlo a hacer desde las siete de la tarde hasta el anochecer, son las únicas premisas necesarias para obtener buenos peces, el resto del día, a disfrutar de unos aperitivos y de unas cervecitas frescas y de una buena siesta. ¡Qué más podemos pedir, si además estamos disfrutando de nuestras vacaciones!

Lucios y luciopercas en las profundidades.

P1000083En pleno verano, estas dos especies depredadoras, abandonan las capas superficiales y descienden a considerables profundidades, buscando las capas termoclinas más favorables, donde el oxígeno y la temperatura son los adecuados para no tener que realizar un excesivo consumo energético vital.

Como cualquier otro pez depredador, a lo largo del día, estas especies necesitarán también satisfacer sus necesidades alimenticias básicas, o lo que es lo mismo, serán susceptibles de entrar a un engaño bien manejado por un pescador.

Por esto el pescador que quiera tener alguna opción de captura, necesitará pescar en las profundidades y hacerlo de una manera pausada pero constante, prospectando los rincones profundos calientes.

Indiscutiblemente los peces siempre estarán más dispuestos y activos durante el amanecer y el anochecer, cuando la temperatura ambiente es más favorable, estos serán los momentos que habrá que aprovechar a conciencia.

Estos peces los deberemos buscar entre tres y más de diez metros de profundidad, dependiendo de la configuración de cada escenario de pesca, buscando los puntales sumergidos o las coberturas de vegetación oculta en las profundidades.

Los señuelos Storm, como los WildEye Swim Shad, Ultra Shad, la serie WildEye Live Series y WildEye Rippin Swin Shad, son sin duda señuelos con garantía de éxito en este tipo de pesca. Cualquiera de ellos es capaz de llegar rápidamente a la profundidad de pesca y de llamar inmediatamente la atención de estos peces depredadores.

Pescar en las profundidades, significa que podemos invertir más tiempo intentándolo y que necesitaremos de ese tiempo para prospectar adecuadamente las zonas de pesca.

IMG_0274

Así que podremos pescar mientras que nuestro organismo aguante, pero sería bueno decidir un horario de pesca matinal y un horario de pesca por la tarde, evitando los excesivos rigores de altas temperaturas y alta radiación solar del centro del día.

Una cuestión importantísima si vamos a pescar en verano, es no olvidar llevar algo de líquido en nuestro equipo, para evitar desastrosas deshidrataciones. Un gorro o gorra que nos proteja adecuadamente de la radiación solar, para evitar molestas insolaciones. Unas gafas polarizadas con filtro UV, que protejan adecuadamente nuestros ojos. Por último, una ropa ligera y transpirable, calzado adecuado cómodo y crema de protección solar.

Todo esto parece accesorio, pero no lo es y nos va a permitir pescar en unas condiciones óptimas y confortables, pese a los rigores del verano.

Buena pesca y buen verano para todos.

Luis Enrique Serrano.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.