Pasan las décadas y la pesca cambia. Veinte años atrás el pescador un genérico de técnicas que arrancaba el año sacando lucios y luciopercas del frío. Miraban de reojo hacia una apertura más o menos general, de la especie reina, allá, para donde la primavera intentaba arrancar, Marzo. Aquellos pescadores se equipaban con los aperos de la época y salían ritualmente a por la especie que llenaba cestas y corazones. Majestuosos peces llenaban cupos razonables. La abundancia se ligaba con la destreza de aquellos pescadores que hacían realidad el refrán de haberlas ahílas, por que realmente las pescaban. Esas truchas difíciles por naturaleza iban dando paso dependiendo de región y estación a las demás especies que poblaban los cauces; bogas y barbos de mayo y junio; carpas y tencas de verano; bancos de bases de otoño… sin entrar en las demás especies comúnmente pescadas, la abundancia persistía y era palpable para todos los pescadores de río y mar. El pescador podía transitar sin miedo a denuncias o complicaciones respetando obviamente la legislación.

Ahora volviendo al presente la pesca y sus maravillosos cauces españoles son decadentes, los derechos del pescador y del ecosistema fluvial son papel mojado en pro de otros usos más beneficiosos económicamente que matan literalmente los cauces. Para garantizar capturas, quien puede, marcha hacia cotos intensivos, se pagan licencias cada año mas caras o seguros obligatorios en algunas comunidades, -¿Seguros para pescar….? -¿el que…?- Esto amarga el día de pesca a cualquiera y más si sabes de las probabilidades de disfrutar que tienes. Aparte de por la ética actual de este deporte, soltamos nuestros peces autóctonos o por miedo a que desaparezcan de las cuencas o por la dudosa calidad alimentaría. Miles de años de evolución adaptativa de los endémicos propietarios de los ríos y que toda la nuestra historia nos sirvieron de alimento, han sido barridos del mapa, exiliados en reductos aislados, donde por suerte se mantienen calidades ambientales y caudales no administrados.

Que no nos engañen las poblaciones de peces en nuestros cauces son infinitamente menores año tras año y los ríos se encuentran en coma profundo sin previsión de que se recuperen. Los peces son menos fértiles, adsorben químicos nocivos en sus cuerpos o las puestas se pierden, por la sedimentación de lodos, desecación de cauces, o por un largo etcétera de motivos por los cuales la biomasa de peces es muy inferior década tras década.

Estos cauces verde muerte con una capa alga espumosa por la eutrofización y privados de sus correntías naturales, mantienen poblaciones gracias a los nuevos colonizadores. Mejor adaptados y que seguramente han llegado después del declive de las poblaciones endémicas, no son el peor peligro que acecha a nuestros supervivientes autóctonos pero si el chivo expiatorio y excusa. Cuando sin ellos el pescador no capturaría prácticamente nada.

El pescador actual recorre una gran cantidad de kilómetros para intentar tener alguna garantía de picada, crea turismo y se ha tenido que colgar el cartel de conservacionista para no ser acusado de malas prácticas cuando en realidad ya es un gran conservacionista. En ningún caso los pescadores son los culpables de la escasez de la pesca. Es difícil creer que una persona con anzuelo y sedal sea capaz de exterminar los peces de un río, embalse o playa.

Así con esto, nuestros ríos son una caricatura humorística de lo que eran; fiel espejo de cómo se legislan. Y los pescadores, que son un enano en tierra de gigantes, cada año admiten normativas más absurdas y progresivamente más restrictivas.

No nos queda más que sentarnos a ver este “precioso” largometraje previo obligatorio pago de licencia, titulado la muerte agónica de nuestros cauces dirigido por nuestras administraciones. Esta es la triste realidad del colectivo.

Si UD. Posee una licencia de pesca sepa que aparte de ser pescador y tiene derecho a denunciar los abusos que se practican ante la pesca, los ríos y el medio ambiente. O seguiremos siendo espectadores de este largometraje con mala trama.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.