Nos encontramos en una de las mejores estaciones para conseguir el pez de nuestra vida. El inicio de la primavera, sin duda alguna, puede arrancarnos una sonrisa que nos hará olvidar malas rachas anteriores.

Con la llegada de la estación de las flores empiezan los días con temperaturas cálidas, el sol calienta con fuerza y durante más tiempo ya que las horas diurnas se alargan paulatinamente. Dejamos atrás los fríos días y las cortas noches, las carpas empiezan a sentir el arranque de la primavera. Es entonces cuando podemos sacar a tierra a una buena hembra cargada de huevas, o lo que es lo mismo, con unos kilos extra, concretamente entre un 15 y un 20% más de peso.

PRIMAVERA FRANK GRANADOS CISNES

Existe la falsa creencia de que la mejor fecha es durante la freza pero puedo asegurar que es totalmente falso. Cuando la carpa está centrada en la puesta deja de comer al igual que la corte de machos que la persiguen y la estimulan para que comience a desovar. Este momento en particular llega cuando el agua consigue alcanzar la temperatura de 15ºC o más. Para ello se necesitan varios días consecutivos con altas presiones y cielos despejados que permitan que el sol caliente y se den temperaturas ambientales de más de 20ºC, de la misma manera deben coincidir con noches suaves que no provoquen descensos bruscos del mercurio. Puede ser que midamos la temperatura en un lugar concreto del lago y ésta no llegue al mínimo térmico para la freza pero en otros puntos del lago podría haber llegado y sobrepasado con creces la temperatura adecuada, en particular, en zonas someras con vegetación, resguardadas del frío viento del norte y que son calentadas por el sol desde que éste sale a la palestra. Teniendo en cuenta que el sol sale por el Oeste pero verdaderamente la orilla en la que primero incide es en la que se encuentra al Este del lago. Estas zonas son merodeadas por las carpas en la prefreza en una profundidad levemente mayor.

Respecto a las fechas en las que las carpas ponen sus huevos, no puedo generalizar cuando se reúnen todas las condiciones adecuadas para que se produzca ese momento. Como he dicho antes, el desove viene definido por la temperatura del agua pero como todos sabemos, no todos los años son iguales. En ocasiones el frío aguanta más, en otras se adelanta el calor… No obstante en este año concreto el invierno no ha sido especialmente duro e incluso se podría decir que es el más suave desde hace varias décadas por lo que la primavera propiamente dicha tenderá a adelantarse. Si no me fallan los cálculos, supongo que entre finales de marzo y primeros de abril alcanzaremos los 15ºC en los embalses del sur y zona centro de la península mientras que en la parte norte habrá que esperar a finales de abril y principios de mayo.

Por último, añadiré que no todas las carpas se ponen a desovar a la misma vez sino que lo hacen de forma escalonada y podríamos estar en la situación en la que hay carpas frezando, otras frezadas y algunas sin frezar. Si el tiempo es estable, en un plazo de 7-10 días realizan la puesta todas las carpas de un mismo lago pero si se producen ciclos de calor-lluvia-viento del norte, el periodo reproductivo puede alargarse bastante más.

Una vez que tenemos claro cuando se va a surgir “el amor” entre las carpas, las buscaremos en las semanas previas. Personalmente, me gusta buscar largas colas que se dibujen entre abruptos paisajes para evitar que sean muy influenciadas por el viento, especialmente por el del norte. Los finales de las reculas suelen disponer de vegetación, ésta es elemento esencial para que sea elegida por las carpas ya que pegan sus huevos en ella. A diferencia de otras especies de ciprínidos, las carpas no hacen un nido en la arena sino que se restriegan sobre la vegetación y paralelamente el macho hace lo mismo para fecundar los huevos.

Otra característica que busco es la orientación, como dijimos, buscaremos colas del Este del lago con una amplia zona somera de entre 2 y 5 metros de profundidad ya que el agua se calentará mucho antes que en el resto del lago, pero que esté directamente conectada con otra zona considerablemente profunda, es decir, que permita al pez entrar a la zona cálida en un corto trayecto viniendo desde cualquier capa de agua.

PRIMAVERA FRANK GRANADOS ECOSONDA

Un factor muy importe a tener en cuenta es que si estamos buscando grandes carpas en primavera, en una cola con el fondo y la orientación adecuada, el sol calienta lo suficiente pero nos castiga el viento del norte, podemos estar seguros de que las carpas no entrarán en esa zona en particular y seguro que lo están haciendo en otra cola! Por lo que lo más recomendable es recoger todos los bártulos y GPS en mano, buscar otro emplazamiento que cumpla todos y cada uno de los requisitos esenciales.

Bueno, creo que el asunto de la búsqueda del puesto ideal ha quedado bastante claro. Ahora abordaremos el tema del cebado y el precebado. La carpa en estas fechas se suele mover mucho, muchísimo, por lo que no vamos a conseguir pararlas en un cebadero aunque vayan en cardúmenes.

También tengo que advertir que en la prefreza las gordas hembras siguen comiendo pero los enamorados machos dejaron de hacerlo. Una hembra puede ser perseguida por una docena de machos pero en verdad ella es la única que come por lo que aunque veamos muchos peces merodeando por las orillas tendremos en cuenta que la mayoría de ellos no van a probar bocado. Dicho esto, el precebado no será muy concentrado pues no sabemos a ciencia cierta cuál es la capa de confort en la que comerán las carpas más a gusto, así que esparciremos un par de kilos boilies y otro par de kilos de cañamón entre las profundidades que más tarde pescaremos. Este precebado se repetirá dos veces, la primera en la semana previa a la sesión y la segunda 3 días antes, de manera que le haya dado tiempo a comer algunos cebos libres sin temor a que detrás haya un anzuelo. Yo prefiero hacer el precebado desde barca pues se dispersa mejor el cebo, sobre todo el cañamón, esta adictiva semillita hará que las carpas las busquen sin descanso pero si encontraran un buen puñado de cañamón junto, podrían saturarse y abandonar la zona ya que el cañamón es muy rico en grasa.

Ahora es el turno del cebado durante la sesión; haremos micro cebaderos para un solo pez. Esta técnica de cebado permite la búsqueda con el sistema de prueba / error sin mayores consecuencias, es decir, si pescamos con 3 cañas las situaremos en profundidades escalonadas 1-3-5m, previamente precebadas, para buscar la capa en la que las carpas se están alimentando. Si no tuviéramos picadas, probaríamos 2-4-6m sin importar haber dejado algo de comida en las anteriores posiciones porque en verdad, prácticamente, no dejamos casi nada.

El cebado muy simple y concentrado, una bolsa de PVA de pequeño tamaño con varios boilies enteros, algunos partidos, otros triturados y unos pocos de micropellets de halibut de 3 y 4 mm de diferentes tiempos de disolución. Este sistema nos permite mover las cañas y tentar otros puntos sin dejar atrás grandes cantidades de comida que podría saciar el apetito de los peces que merodeen por la zona. Ésta sería mi técnica en caso de que en el lago no hubiera peces blancos como alburnos, bogas, escardinos, bremas, tencas… estos peces son muy voraces y entran al microcebado sin pensarlo dos veces.

Supongo que muchos de vosotros habréis pensado en poner en la bolsa de PVA sólo grandes boilies y así evitar que los pezqueñines devoren el pequeño cebado pero nada más lejos de la realidad, usaría el tamaño grande (L) de bolsa de PVA, mantendría la proporción de boilies y aumentaría la de micropellets, ¿por qué? La respuesta es muy simple, la voracidad de los peces blancos trae consigo un alboroto en la zona, un frenesí por la alimentación y la carpa, debido a que es un pez muy curioso, irá a ver qué está pasando allí.

PRIMAVERA FRANK GRANADOS CEBOS

Viene el turno del cebo de anzuelo. En estas fechas primaverales me decanto por un cebo todo terreno como el Robin Red combinado con un fluoro popup dulce como el Butyric-C, Sweet Tiger o Secret Slammer que en cristiano son básicamente de ácido butírico, chufa dulce y anis respectivamente. La combinación dulce con salado me ha dado muchos peces increíbles como estas dos carpas. Aunque siempre busco uno de los peces más grandes del lago, no suelo decantarme por el uso de cebos extremadamente grandes, así que prefiero hacer snowman de 10-15 mm o a lo sumo 15-20 mm. Los tres popup que he mencionado antes vienen mezclados en formato boilie/dumbell, y últimamente pongo los dumbell, parece que la forma no redondeada les da más confianza en escenarios con mucha presión de pesca.

Respecto al bajo de línea que hago en estos casos, lo confecciono con un trenzado suave sin recubrimiento plástico como el SuperNatural. Este trenzado se adapta a cualquier forma que tome en el interior de la bolsa pero tras de disolución del PVA queda libre y el cebo se mueve de forma muy natural. El bajo debe ser corto, de unos 10cm aproximadamente.

A continuación vamos a ver paso a paso como rellenar una bolsa de PVA correctamente:

1 - Confeccionamos el bajo, ponemos el cebo y lo atamos directamente al perrillo.
2 - Ponemos unos pocos micropellet hasta cubrir el fondo de la bolsa.
3 - Introducimos el bajo en el fondo de la bolsa clavando el anzuelo en el PVA
4 - Rellenamos con otro puñado de micropellet de 3 y 4 milímetros.
5 - Incorporamos algunos boilies de RobinRed (enteros, partidos y triturados).
6 - Depositamos el plomo en el interior dejándolo en la zona central de la bolsa
7 - Añadimos más micropellet y ponemos un buen chorreón de liquid atract.
8. Cerramos la bolsa girando el sobrante de PVA y comprimiendo el contenido.
9 - Atamos un nudo simple con cinta de PVA para evitar que se abra la bolsa.
10 - Cortamos el PVA sobrante de la bolsa teniendo cuidado de no dañar el puente.
11 - Pegamos los picos de la bolsa con saliva para hacerla más aerodinámica.
12 - Bualá! Ya tenemos nuestra bolsa lista para lanzarla al punto elegido.

Una vez visto cuál es la mejor época, qué parte del lago debemos elegir, cómo / dónde / cuánto tenemos que precebar, qué cebo y cebado debemos usar… es hora de ahondar en otros temas como: a qué distancia pescamos y a qué profundidad. Empezaremos por la segunda pregunta, no nos debe dar miedo pescar en un metro de agua o incluso menos, he visto carpas con los hombros fuera del agua para conseguir llegar hasta el alimento pero nosotros no forzaremos tanto la maquinaria.

Si todo está en calma, no hay nadie haciendo ruido y los peces se ven muy cerca de la orilla no lo pensaremos dos veces y pondremos una caña de inmediato en esa zona. La primavera es para pescar a pez visto, por norma general los peces muestran su presencia haciendo muy evidente a qué distancia de la orilla se están moviendo, de la misma forma conoceremos la profundidad en un par de lances contando los segundos que tarda en llegar el plomo al fondo; sólo dos lances, no más para evitar asustar a las carpas del lugar. En muchas ocasiones los peces merodean a 3 o 4 metros de la orilla, yo os recomiendo que no pesquéis en línea recta pues el simple hecho de acercaros al trípode puede delatar nuestra posición, es mucho mejor lanzar a ese mismo punto pero en paralelo a la orilla como unos 30-40 metros, de esta forma los peces no notarán las vibraciones de nuestras pisadas. Si encontramos una capa de agua en la que tenemos mucha actividad no dudéis en poner la segunda y/o tercera caña a la misma profundidad.

Otro detalle importante es la detección de los machos. A menudo vemos muchos peces justo al final de las reculas, donde el agua está más tranquila e incluso muy caliente. Es hora de echar mano de las gafas polarizadas y acercarnos sigilosamente para observar a estos peces. Si tenemos un árbol cerca no dudaremos en subirnos pues desde arriba se tiene una mejor vista y se abarca más superficie. La mayoría de las veces, estos bancos de peces son machos aturdidos por el desenfreno de la puesta y están a la espera de la llegada de alguna hembra. Estos machos, por lo general no hacen caso a la comida y además no son nuestro objetivo, no obstante seguro que hay varias hembras en las inmediaciones, quizás a algún metro más de profundidad.

PRIMAVERA FRANK GRANADOS CARPA

Y hasta aquí mis recomendaciones, esta primavera no lo dudéis y sacad las cañas, quizás tengáis en vuestras manos el pez de vuestra vida.

Saludos y buena pesca!

Frank Granados.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.