Es un tema que ha sido tratado en muchos artículos de carpfishing por una variedad de autores. Los micro cebados, ya sea en forma de pva, en forma de pequeños puñados o gracias al barco cebador, tiene miles de opciones distintas para su realización.  El pva nos ofrece múltiples ventajas a la hora de recebar nuestro puesto de una forma muy concreta, junto a nuestro anzuelo o debajo de él, creo que hablamos aquí de un micro cebado muy preciso.

Hay carpistas que solo utilizan el pva en el momento que se acuerdan de él, por aburrimiento o por intentar poner algún tipo de solución, cuando se dan escasos resultados en sus jornadas de pesca. Personalmente, debo confesar mi adicción a estos materiales porque todos los comodines serán siempre insuficientes. Llegado al punto de no poder lanzar un aparejo desnudo a la zona de acción, ya que siempre tendrá menos posibilidades de éxito. Antes solía introducir elementos sólidos en las mallas o bolsas de PVA, pero desde hace bastante tiempo, prefiero dejar que sea el cebo del hair el único elemento sólido en la zona más cercana al anzuelo, intentando crear bajo el boili anudado al hair, una pequeña montaña de harinas, micro pellets que se disuelven rápidamente y todo esto mezclado con mucha esencia. Esto es lo que suelo hacer por lo general en aguas españolas o en embalses tipo. Si hablamos ahora de lugares con mucha presión, me olvido radicalmente de las mallas de pva y las esencia.

En el mercado, podemos encontrar diversos diámetros que nos permiten lances más que resolutivos. Encuadran a mi parecer la medida justa para potenciar el boilie de nuestro hair, sin olvidar que nuestro cebo descansará sobre ese pequeño manto de partículas.

En las situaciones de pesca en las que nos enfrentemos a un manto de algas, suelo introducir varios nuguets de pva en el extremo de la malla en el que se encontrará el boilie, facilitando  que antes de la disolución, la malla quede en posición vertical y permita reposar el montaje con eficiencia.

En esta ocasión no hablamos de grandes cebaderos para varias cañas, estamos hablando de un cebado preciso y por lo tanto de buscar una sola picada.

Nuestra intención es terminar de crear ese microclima atractivo en la zona cercana a nuestro montaje y para ello, necesitamos dejar la zona que rodea a nuestro boilie de forma atractiva, con un cebado justo. La idea que tratamos de reflejar, es la de un cebado ligero, para que cuando una carpa entre a comer dentro del cinturón, no se sacie y termine por comer nuestro cebo. Bastará con rodear a nuestro boilie con otros boilies cortados por la mitad, pudiendo añadir un abanico de posibilidades, ya sean algunas semillas o pellets. El objetivo es crear una zona de confianza donde la carpa entre, coma primero los cebos elegidos para la atracción y finalmente succione el de nuestro montaje.

Son varias las ocasiones en que he capturado un gran ejemplar de esta forma, situando fuera del gran cebadero, uno pequeño y apartado, pensado para los testarudos ejemplares que entrarán a comer los escasos boilies. En otras situaciones, no conviene realizar grandes cebados y situamos cada caña de forma individual en distintos apostaderos, dejando en torno al anzuelo, varios boilies troceados con algún pellet de rápida disolución que creará un manto de atracción rápido y eficaz.

En cuanto al contenido de los micro cebados, hay multitud de opciones. Todo dependerá de los gustos de cada carpista. Unos optan por incluir cuatro o cinco boilies en la zona más cercana al montaje, o un pequeño puñado de semillas de forma natural. Otros prefieren realizar un micro cebado muy atrayente con stick mix, micropellets y aromas, de tal forma que la columna de esencias y partículas será llamativa, y al final el pez únicamente encontrará nuestro cebo de hair. Por último, recordaros ahora que vendrán fechas más frescas, el poder de atracción y las posibilidades que ofrece para los micro cebados, el calentar pellets grandes de halibut en un cazo con agua hasta dejarlo hecho casi una pasta, el efecto atractor en embalses con las aguas ya frías es devastador.

 

Artículo realizado por: Eduardo Zancada

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.