El mar azulado se confunde con los tonos de un cielo espectacular, que en conjunción serena invocan los más sublimes deseos de la pesca,  las líneas  a distancias, carnadas y señuelos en movimientos cadenciosos, atrayentes, mortales…

El sonido de los motores, la risa franca de los amigos y la ilusión con que todo pescador navega en busca de las poderosas fieras  marinas, son esos mares serenos del trópico que guardan celosamente sus secretos y que el descubrirlos una misión será.

La embarcación navega a 6 nudos en busca de los peces, pasan los minutos, la corriente se marca, la huella indeleble de la ruta en que los grandes depredadores buscan incesantemente su alimento, se observa una estela, una marca en el agua azulada, hay tensión en el aire, como si fuese vísperas de la feroz tormenta, un instante de quietud, nada pasa, el tiempo es el tiempo.

Los señuelos generan la turbulencia de cavitación para lo cual fueron diseñados, las carnadas tienen los suyo, todo buscando atraer a los peces,  en las manos de Mariano de la Rua  un carrete de Shimano Stella SW;  un pez de pico sale centelleante a la carnada, evade la blanquecina estela de espuma, cruza la zona de distribución y ataca contundentemente, ataca con su espada, golpea seriamente, no va a dejar que escape su objetivo, traga la carnada y el afilado anzuelo hace el contacto deseado, se da vuelta y nada con poder,   la caña se tensa y el sonido del carrete muestra al sentido del oído la música que se desea escuchar, el pez vela trata de escapar majestuoso al horizonte, los músculos tensos, potencia de pelea, el gran pez se suspende en el agua con mirada desafiante, quiere ver a su enemigo a la distancia…

La batalla no da tregua es un equipo considerado liviano para este tipo de peces, los tirones son francos y cobran mucha línea, hay que emplearse a fondo, Mariano realiza la acción de palanca y recobra línea, sabe que no debe permitir que el pez alcance su máxima velocidad de escape, la cual supera los 90 kilómetros por hora, el pez se suspende en una serie de saltos mágicos se sacude violentamente, la oz de su cola roza la superficie del agua, luego se sumerge generando potencia en su escapada, la bobina del carrete rota a tan alta velocidad que genera una explosión de millones de minúsculas gotas de agua que saltan al espacio, hay que trabajar fuerte, fuerte porque debe vencerse a ese gran ser amo y señor del líquido elemento…

 

Por José Manuel López Pinto
Rapala VMC y Shimano Professional Staff

 

Una Respuesta

  1. Mariano de la Rúa

    Chepe, hermoso relato de lo que fue mi captura del vela con el Shimano Stella 10.000, muchas gracias como siempre impecable. Un abrazo enorme y gracias por campartir conmigo ese hermoso día de pesca que tuvimos en Costa Rica, espero que pronto se repita.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.