La primera vez que pesqué con el Ultra Shad fue un día de Diciembre de mucho sol y mucho frío.

Las reglas estaban claras; todo o nada. La sombra del bolo estaba tan presente como la posibilidad de pescar un super lucio o una gran lucioperca.

Empecé pescando con el ultra shad de 12 centímetros en su montaje original de 30 grms. Para los cortados, este piki se comporta como un misil. Es un señuelo muy aerodinámico que profundiza muy deprisa y sortea muy bien los obstáculos que se va encontrando.

Después de un rato, monté otro de los cuerpos en una cabeza de 15 gramos y me dediqué a pescar más despacio y a menos profundidad.

Nada más llegar a una ladera de derrumbe de unos 45º me invadió una gran sensación de picada. Era el sitio y el momento, seguro que había un gran pez cazando allí. Recogiendo el primer lance noté un golpe y a pesar de levantar la caña al instante, se me destensó el hilo exageradamente. Era una lucioperca muy grande que había engullido el piki y seguía avanzando hacia mí. ¡Bingo!

Este tipo de paredes son las que el Ultra Shad pesca como ningún otro piki

El ultra shad es de una goma bastante pegajosa y resistente. Tal y como viene montado en 30 gramos, es un auténtico torpedo para pescar cortados, laderas empinadas o paredes. De frente a este tipo de coberturas avanza hacia el fondo trabajando frenéticamente y golpeándose contra todo. La acción del ultra shad es ligeramente distinta a la de otros pikis, ya que la sección que une el cuerpo con la cola es totalmente redonda, al igual que la propia cola. Esto hace que sus balanceos sean circulares.

Monstruo con Ultra Shad

Yo diría que su principal característica y en lo que marca la diferencia respecto a otros pikis también muy lastrados es su acción a la caída.

También es un señuelo muy adecuado para pescar en vertical desde embarcación o pato.

Este piki con el montaje original de 30 gramos es ideal para pescar a partir de los 15 metros hasta los 25. A medida que lo montamos con cabezas menos pesadas va perdiendo esa oscilación nerviosa y esos movimientos circulares rápidos de la cola. Con 15 o 20 gramos pesca muy bien y da la talla a velocidades ultra lentas.

En 12 centímetros es un piki pequeño/mediano pero con bastante cuerpo, con un movimiento distinto y muy seductor.

La selección de colores es bastante original, y el relieve y la textura de las escamas es muy realista.

Todas estas características nos permiten hacer presentaciones desconocidas para los peces y, por lo tanto efectivas. Sin ser un piki grande, es ideal para engañar tarugos allí donde estén, más aún teniendo en cuenta que el anzuelo con el que viene de serie es muy potente.

El ultra shad posando con algunos de sus primos

Para luciopercas es un señuelo realmente letal, y, hablando de lucios, es importante destacar que es muy efectivo y muy resistente a las dentelladas del esócido.

Artículo de Tomás Pellicer

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.