Ya se ha convertido como un peregrinaje, cada año por estas fechas un grupo de amigos nos desplazamos hasta el archipiélago canario para practicar una de las técnicas que mas nos gustas, la pesca vertical con señuelos pesados. Como en anteriores ediciones los inchikus nos habían dado muy buenos resultados, no lo dudamos y dedicamos nuestra corta estancia a pescar con estos señuelos.

Un tiempo ventoso, algo normal por estas fechas, nos impedía pescar en las zonas mas expuestas por lo que nos tuvimos que conformar con pescar a resguardo de la isla. Sobre un fondo de unos 40 metros, empezamos a realizar derivas a una velocidad de vértigo, en algunos momentos llegamos a los 3 nudos resultando difícil mantener nuestros señuelos cerca del fondo. Vistas las condiciones, decido montar u Raku Jig de Williamsons de 200 gramos. No había realizado ni media docena de bajadas cuando al levantar el señuelo del fondo, recibo una brutal picada que tira y tira para llegar hasta el fondo. Con el freno del Twin Power SW ajustado sobre los 8 kilos, no se lo pongo fácil al pez y con algo de dificultad al final consigo despegar al bicho del fondo. Ya con mas tranquilidad voy recuperando metros rezando que la pieza no se suelte por el camino hasta que por fin sale a superficie. Se trata de una gran serviola, le calculamos unos 25 kilos de peso y que tras las fotos devolvimos de nuevo al agua, su premio por su duro combate.

Seguimos pescando y de nuevo picada a mi Raku Jig de 200 gramos, en esta ocasión un dentón de cerca de 5 kilos. Visto el resultado los demás compañeros deciden montar también el Raku Jig y las picadas se suceden, con varias jureles canarios, un mero y una sama de pluma. Con tan buenos resultados obtenidos este señuelo terminó siendo el gran triunfador del viaje consiguiendo las mejores capturas en los 3 días que estuvimos pescando. La natación del Raku Jig es muchísimo mas animada y nerviosa que el resto de inchikus, su forma, por un lado plano y por el otro redondeado, le proporcionan al señuelo unos realistas movimientos sin necesidad de aportarle nada mas, solo con una simple recogida el señuelo ya nada perfectamente. En estas jornadas provocó la agresividad de unos peces posiblemente poco activos y mas reacios a desplazarse por un objeto poco atrayente. Para este tipo de pesca con posibilidad de capturar peces de gran tamaño, aconsejo modificar el montaje de serie, utilizando el cordaje Sufix Jigging Braid y cambiando los anzuelos por unos VMC 9260 de un tamaño entre 2/0 y 5/0 dependiendo del tamaño de nuestro Raku Jig.

 

 

 

David Juanola

Prostaff Rapala / Shimano

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.