Dada mi profesión, tuve que cambiar mi residencia a las costas del sur de la península, pero nunca pude dejar la pesca de río por la de costa. Así que desde hace ya años tuve que explorar desconocidas tierras para mí, encontrando lugares de singular belleza, donde habitan esas difíciles truchas mediterráneas que me han mantenido la afición y los madrugones desde hace muchos años.

Como de lo no conocido nunca se va echar en falta aquí queda esta breve cita de él y sus especies ícticas mas relevantes en la actualidad.

 

Y es que, el río Mundo es seguramente el secreto mejor guardado por naturaleza, en la sedienta zona sur de nuestro país. Una delgada y frágil vena que da la vida a un grandioso y singular ecosistema que dará gratas alegrías al pescador tanto por las capturas como por el contraste único del río.

El nacimiento se ubica dentro del parque natural al que da nombre; Los chorros del río Mundo. Nace de una cueva con treinta y dos kilómetros explorados, viendo la luz el lo alto de un farallón de impresionante estampa, para inmediatamente desplomarse en una cascada de trescientos metros. El rugido del agua y el eco de la pared es la música que nos acompañara en la visita al nacimiento. Si tenemos suerte y ha llovido en las cimas fechas atrás, el acuífero rebosa y el caudal del chorro se multiplica en el fenómeno denominado por los lugareños como el reventón. Entones el río, hace que los visitantes se sientan insignificantes con el rugido y poder de la naturaleza, ya que lo que se desploma en caída libre es un río de considerable caudal.

De este punto a 1400 msnm. (Alta montaña), pasa sus primeros kilómetros por la vega a los pies de la localidad de Riopar, donde los metales se trabajaban y hoy en día es excelente lugar para el descanso y la gastronomía. Estos primeros kilómetros, el río toma caudal de fuentes y pequeños arroyos. Pasando antes de encañonase por los últimos cotos de trucha común, con cupo para esta especie, en la provincia de Albacete.

Paulatinamente desaparecerá en un  impresionante cañón del cual solo existe el río, una mínima hilera de bosque de ribera y una impresiónate biodiversidad, custodiada por dos impresionantes farallones. La pesca se vuelve difícil por la orografía y por la astucia de las truchas que lo habitan, aquí la reina indiscutible es la trucha común, compartiendo hábitat con barbos y especies menores endémicas de nuestros ríos. Pero el mayor problema es descolgarse hasta el cauce por el gran desnivel, tornándose incluso peligroso este tramo si nos encuentra una riada por lo encajonado del cauce.

Dejando este tramo para los expertos, podemos buscar zonas más favorables en las cercanías de la presa de los Carcabos. Aquí la obligación de pescar con cucharilla de un solo arpón y mosca artificial se suprime y el pescador de cebo tendrá lugar. En este punto el río se ensancha y el reino de la trucha va dando paso al del barbo mediterráneo compartido con innumerables especies de ciprínidos todavía autóctonos.

Pasada esta presa de los Carcabos la vega gana algo de terreno a la montaña, aparecen los huertos del pueblo de Ayna, precioso pueblo abalconado en la hoz del río y con aguas mas sosegadas el río recorre treinta kilómetros para llegar a la presa del Talave. Donde, el transvase tajo segura vierte sus aguas y las especies translocadas. Basses, luciopercas, alburnos cohabitan con los ciprínidos autóctonos y con las truchas arco iris ya que el pantano es coto intensivo.

A la caída del Talave todavía encontraremos dos intensivos y varios kilómetros de aguas libres. Para volverse a retener en la presa de Camarillas con similares especies que el Talave.

Si de especies a pescar hablamos en este último tramo, encontraremos relativa abundancia en general, siendo el más escaso el bass aunque por aguas de camarillas deambulan excelentes ejemplares. Los ciprínidos son los más abundantes dando buenas jornadas de cantidad y calidad. La lucioperca en plena fase de colonización da capturas a lo aficionados que la persiguen. Y no tengo datos de carpfishing por lo poco conocido para esta modalidad en la zona, pero los embalses llevan años construidos, por lo que seguro que los aficionados encontraran buenas batallas con grandes ejemplares.

Solo le queda al Mundo atravesar el gran cañón escavado en piedra y discurrir sus últimos kilómetros para encontrase con el límite de provincia y la unión con el Segura para seguir el camino juntos por secas tierras murcianas.

Comentar al final de esta corta cita, que, el río Mundo como todos los ríos de la península se encuentra en una fase delicada y por lo desconocido que  parezca sus aguas mantienen cierta presión pesquera en ocasiones nada deseable, seamos razonables con las capturas sacrificadas para consumo y respetuosos con este escondido y hermoso río.

Buena pesca.

Artículo de Manuel Pérez Caballero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una Respuesta

  1. MYT

    Hola, en verano voy a pasar un fin de semana en al pueblo de Ayna y me gustaría saber se puede pescar en el Río Mundo por esa zona. ¿Hace falta un permiso especial? Gracias

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.