Con el fin de conseguir capturar unos bases en fechas invernales, me animé para enfrentarme a unos Blackbass de Almaraz. Mi destino en estas fechas y con el fin de probar mi nuevo equipo de pesca, fueron sus aguas templadas.

P1120758

Todos los años le prometo a mi mujer no volver a este embalse, por la central nuclear allí presente, que refrigera sus motores en sus aguas y por miedo a que me crezcan cinco ojos y siete manos, aunque así quizás podría pescar más y mejor, momento en el que uno se da cuenta que tiene un problema con esta afición sin límites. Finalmente uno se convence así mismo de que son aguas limpias, que es imposible que eso tenga fugas radiactivas de algún tipo y que no pasa nada, aunque siempre le queda a uno una gran duda, ”Pero…esto es España macho…”

Así que cerrando los ojos y con muchas ganas, emprendí mi sesión express a las cinco de la mañana para estar al amanecer probando mis señuelos. No es que Almaraz sea un hervidero de bases, tiene muchísima presión de pesca y cada día salen menos bases, pero era la única forma de probar mis Rapalas, buscando peces activos en aguas templadas en invierno.

P1120740

Me decanté por un equipo ligero y potente a su vez. Un carrete AERNOS 3000 junto con una caña Shimano Stradic de 2.46m  con un gramaje de 15/50 gr, se trataba de tener un equipo de spinning rápido, ligero y potente a su vez. La caña tiene un acabado alucinante en blanco, chocando con el rojo característico del Shimano Aernos. Resultó ser un equipo muy versátil, con una caña que considero ideal para lanzar las Rapalas, sobre todo las Rapalas X Saltwater de 10/12cm  y los clásicos Rapala DT con su forma rechoncha y acción agresiva muy marcada, mis preferidos para el bass. El objetivo era probar estos señuelos y pescar únicamente con ellos encontrando el color más apropiado para el día y la hora de pesca.

Comencé rastreando las junqueras cercanas a la orilla con los X saltwater en 12cm, la idea era presentar un buen bocado y buscar los bases más activos rastreando la masa de agua lo más rápido posible hasta dar con algún nido de diablos verdes. Eran las ocho y media de la mañana y el sol comentó a surgir entre las montañas, qué casualidad que sean esos los momentos mágicos en los que nuestros amigos desayunan.

P1120759

Lancé mi X saltwater color G-Gold en un pequeño pasillo de junqueras y no tardó en ser atacado bruscamente por un bocazas que me dio unas cuantas cabriolas y la primera alegría del día. He de decir que los colores que mejor resultados me dieron fueron el Gold al amanecer, continuando con el Ghost que al ser blanco imitaba muy bien a un alburnillo en esas aguas oscuras, terminando con el Olive, un color natural y siempre efectivo.

Finalmente me propuse dejar la bandera bien alta con uno de mis señuelos preferidos en la pesca desde orilla, los modelos Rapala DT, concretamente los DT4, mortales desde orilla, con una acción muy marcada y siendo un bocado voluminoso con su forma rechoncha, y vaya si funcionaron, cumpliendo como lo hacen siempre. Esta vez los usé en aguas abiertas, lanzando con el fin de capturar al paso algún bass que estuviese entrando y saliendo de la recula. Después de capturar un par de ellos que me dieron unos bonitos saltos, fue momento de finalizar una entretenida jornada de pesca.

P1120741

 

Artículo de Eduardo Zancada

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.