Este es sin duda uno de los temas más controvertidos en la pesca de spinning. Si de día es más fácil para nosotros elegir un señuelo, ya que a nuestros ojos llega a la perfección el color del agua y así se hace más fácil elegir un color que se asemeja a la presa que nuestro depredador busca, ya de noche las cosas cambian de figura.

Obviamente una sardina, por ejemplo, no cambia de color desde el día a la noche, lo que cambia es la diferencia como el depredador la ve, dependiendo que sea día o noche. Siguiendo el ejemplo de la sardina, un depredador de día busca los destellos laterales que imitan las escamas y el color azul inconfundible, esto porque lo que el depredador ve es reflejado por los rayos del sol que no sólo aumentan los destellos como los colores reales. Ya de noche un depredador no ve nada de esto porque en un ambiente nocturno lo que va realzar la presa es reflejada por la luz de la luna, la poca luz que imita la luna debajo de la sardina sólo resalta su forma, que a los ojos de un depredador es sólo una sombra!  Otro factor que es imperceptible para el ser humano, son los colores ultra violeta que casi todos los peces pueden ver y son una ventaja en el momento de cazar en un ambiente nocturno. Un depredador en un ambiente nocturno se basa en la sombra emitida por su presa y en los pequeños puntos de color ultra violeta que esta tiene en su cuerpo.

Ejemplo de un señuelo y cómo  el depredador lo ve de día

Ejemplo del mismo señuelo y como  el depredador lo ve de noche

Siguiendo este principio, el efecto que la luz del sol y de la luna tienen sobre lo que el depredador realmente ve, facilita al pescador la elección del señuelo que se debe utilizar en la pesca durante el día o en la pesca de noche. Las opciones son inmensas y la imaginación de los pescadores es más que suficiente para hacer frente a esta adversidad y que para muchos pescadores de Spining incluso hoy en día es una pesadilla. Por supuesto que hay muchas otras condiciones para tener en cuenta y que cambian la perspectiva de los colores y los efectos de la misma en los ojos de los depredadores, como es el caso del color del agua si está turbia o cristalina, si vamos a pescar por la noche en lugares con la luz artificial o completamente oscuro, el tipo de depredador que buscamos, la presa que el depredador está cazando, fondos de piedra o arena, lugares geográficos donde se pesca, entre muchos, muchos otros.

No quiero terminar sin darle antes un buen ejemplo de dos colores diferentes del mismo señuelo y que yo uso de día con aguas cristalinas y de noche con aguas turbias en la pesca de la lubina y que son muy eficientes en los lugares donde pesco!

Ejemplo de un señuelo para el día, Rapala Max Rap color FMBBL, porque tiene colores reales que se destacan por la luz del sol y que llamaran la atención del depredador.

Ejemplo de un señuelo para la noche, Rapala Max Rap color FHC porque tiene colores ultra violeta que ayudan a los peces a verla en condiciones extremas de luz muy baja.

La elección de un buen color de señuelo y la comprensión de cómo el pez realmente lo ve, es medio camino para una pesca con éxito.

Artículo: Pedro Marafuz

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.