BARBOS GIGANTES

Se termina el caluroso verano, se marchan los bañistas, llega una de mis estaciones favoritas y me empieza a roer el gusanillo de los grandes barbos comizos. No sé qué unión me funde en la búsqueda de estos bonitos peces pero año tras año los busco sin descanso y año tras año consigo sacar a tierra un buen puñado de ellos.

Llevo más de dos décadas persiguiéndolos y parto de una base sólida del conocimiento de sus hábitos pero aún así, cada vez que pasa uno de ellos por mis manos no puedo evitar estremecerme.

La mayoría de los pescadores buscan a estos gigantes sin embargo no suelen conseguir buenos resultados. Yo creo que principalmente porque usan estrategias como si de carpas se tratasen, pero realmente ¿qué parecido tienen? ¿Qué lazos unen a estas dos especies? ¿Qué similitudes comparten: características físicas? ¿Costumbres? ¿Hábitos alimenticios?

Empecemos por analizar los aspectos físicos más destacables.

El cuerpo de la carpa es ancho, alto y comprimido, coronado por una aleta dorsal alargada que le recorre gran parte del lomo. Son de cabeza corta y rechoncha. Tienen una potente cola con la que se impulsan en sus huidas. Mientras que los barbos comizos tienen cuerpos alargados, esbeltos, apretados, ideados para sortear las fuertes corrientes. Su aleta dorsal es bastante corta, osificada y serrada. Se caracteriza y se diferencia bien tanto de las carpas como de otras especies de barbos por el alargamiento de la cabeza en los ejemplares adultos, especialmente el hocico, que es prominente y un poco cóncavo. Su cuerpo está lleno de escamas como si de una coraza espectacular se tratase. Está diseñado para imprimir una gran potencia en los momentos necesarios, de ahí las increíbles arrancadas tras la picada y la lucha sin fin, este pez lo da todo durante la pelea y por norma general terminan exhaustos.

BARBOS GIGANTES

La forma y constitución de la boca. La carpa tiene una boca carnosa fácil de desgarrar y con sólo una parte dura, la inferior, justo detrás del labio. En cambio, un comizo de grandes dimensiones tiene una boca bastante compacta, con un labio inferior realmente duro, ahí es casi imposible clavar el anzuelo más afilado ya que es hueso recubierto por un poco de piel. Por otro lado, la boca la carpa “apunta” hacia abajo y la del comizo hacia adelante, es más, los labios de la carpa son protráctiles y los de los barbos, sólo el superior se retrae, el inferior es casi fijo por así decirlo. Una vez visto esta parte del pez, muy importante a la hora de conseguir capturas, ¿usted cree que un montaje concreto es igual de efectivo tanto para un pez como para el otro?

Seguimos analizando la alimentación. El barbo suele cazar de forma activa y nerviosa, sin cebarse en un mismo punto, normalmente en posición casi horizontal mientras que la carpa suele inclinarse entre 30-90º y cuando entra a alimentarse lo suele hacer de forma tranquila y sin pausa, sobre todo cuando no detecta ningún peligro. Entonces, para conseguir un gran comizo, ¿cebadero intenso sí o cebadero denso no?

Respecto a los gustos alimenticios, el barbo es cazador por naturaleza, consume grandes cantidades de pequeños peces, cangrejos y otros crustáceos, moluscos, insectos… Contrariamente la carpa es omnívora, come casi cualquier cosa pero carece de la velocidad del barbo para atrapar presas a la carrera. ¿serán de la misma efectividad los cebos salados y los dulces para estas dos especies? ¿y el mismo cebo es igual de efectivo en todas las estaciones?

Ahora hablaremos de su hábitat. Siempre será más fácil capturar un ejemplar si sabemos por donde se mueve. La carpa se adapta a casi cualquier tipo de agua: corriente, parada e incluso estancada. Tolera una amplia variedad de condiciones extremas, incluso bajas concentraciones de oxígeno y acidificación aunque prefiere las aguas cálidas. Sin embargo, el barbo comizo tiene predilección por los tramos bajos de los ríos y zonas con profundidad moderada con poca corriente, hecho que le ha permitido adaptarse perfectamente a los embalses españoles. Requiere aguas oxigenadas y por lo general bastante limpias. Entonces, ¿en qué partes del embalse o del río buscaremos? En estos días escucho comentarios de pescadores que consiguen alguna captura a profundidades de vértigo, pero porqué buscarlos ahí? ¿Qué fuente de alimento natural se encuentra a una profundidad donde ni llega la luz? ¿No será que forzamos el descenso de los peces a esas profundidades cuando el hambre les ataca y no tiene ninguna alimento disponible a su alcance?

BARBOS GIGANTES

Las costumbres de estos peces también son bastante dispares. Sabemos que las carpas son muy nómadas y se influencian mucho por la dirección y velocidad del viento pero en cierto modo tienen su tiempo de relax que por lo general lo dedican a permanecer suspendidas a medias aguas justo en la capa de agua que está a su temperatura de confort. El barbo no para prácticamente en todo el día, sólo los he visto estáticos con fuertes bajadas de presión. Dicen que son de costumbres nocturnas pero ¿tú qué opinas de este tema? ¿Crees que es imposible sacar un “monster barbel” de día?

Las relaciones sociales de las carpas jóvenes son densas, forman cardúmenes, mientras que las adultas se vuelven más solitarias salvo durante el período de reproducción, en el que podemos verlas en grandes grupos. ¿Los barbos actúan igual? ¿Qué opinas de la leyenda del mega comizo solitario?

BARBOS GIGANTES

Ambos peces bajan la guardia y son más fáciles de capturar en la prefreza. La carpa suele realizar la puesta sobre abril cuando el agua alcanza la temperatura adecuada, en torno a 15-16ºC. ¿Sabemos cuando freza el comizo? ¿Antes o después? Para esta pregunta os voy a dar la respuesta, por norma general lo hace a finales de la primavera o principios del verano, es la mejor época para capturar una hermosa hembra cargada de huevos. Tengo que advertir que estos peces son super delicados y, como he comentado antes, lo dan todo durante la pelea por lo que una hembra sin fuerzas puede morir fácilmente si la mantenemos más de 5 minutos fuera del agua y aún así, deberemos realizar una buena reanimación hasta ver que el pez se va por su propio pie. Después de devolver la libertad, es importante observar la dirección en la que se aleja el barbo pues a veces, tras algunas decenas de metros, suben a la superficie rendidos, panza arriba y también podría morir, cosa que no queremos en absoluto.

Las carpas para desovar buscan colas o reculas someras resguardadas del frío viento y con vegetación acuática donde adherir los huevos. Estas zonas son las más adecuadas para capturar una enorme hembra cargada con unos kilos extra. ¿Buscarías en los mismos puntos a una hembra de barbo?

Terminadas estas líneas en verdad no sé si he dejado más dudas que respuestas. Espero que si tras varias salidas no consigues buenos resultados con los grandes barbos, recapacites e intentes responder las cuestiones que he expuesto y no te escudes en la cómoda excusa de “hoy no pican!”.

Por Frank Granados.

2 Respuestas

  1. Ernesto

    Voy hacer un articulo ….que articulo son todo preguntas
    es que te da miedo responderlas para que no se cuestionen
    la verdad no te entiendo …….
    No veo ninguna recomendación de montaje pero bueno como es un articulo……

    Preguntas:
    ¿Buscarías en los mismos puntos a una hembra de barbo?
    ¿tú qué opinas de este tema? ¿Crees que es imposible sacar un “monster barbel” de día?
    ¿en qué partes del embalse o del río buscaremos? En estos días escucho comentarios de pescadores que consiguen alguna captura a profundidades de vértigo, pero porqué buscarlos ahí? ¿Qué fuente de alimento natural se encuentra a una profundidad donde ni llega la luz? ¿No será que forzamos el descenso de los peces a esas profundidades cuando el hambre les ataca y no tiene ninguna alimento disponible a su alcance?
    ¿serán de la misma efectividad los cebos salados y los dulces para estas dos especies? ¿y el mismo cebo es igual de efectivo en todas las estaciones?
    ¿cebadero intenso sí o cebadero denso no?
    ¿usted cree que un montaje concreto es igual de efectivo tanto para un pez como para el otro?

    Responder
    • Frank Granados

      Hola Ernesto,

      veo que te ha llamado la atención el artículo y me halaga porque ése era el fin: ayudar a abrir la mente del pescador. Entiendo que eres una persona con inquietudes y por tanto, supongo que no te gustará que te lo den todo hecho ya que no hay mayor satisfacción que conseguir resultados gracias al trabajo de uno mismo.
      Personalmente, como pescador, si hubiera podido leer un artículo como éste hace 20 años, me hubiera ahorrado muchas horas infructuosas a pie de orilla.

      Te animo a que respondas a todas las cuestiones que planteo simplemente haciendo tus propias pruebas y estoy seguro que cada picada que consigas te sabrá a gloria.

      Desde estas líneas quiero agradecerte tu comentario y desearte buena pesca tras los barbos 😉

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.