En estas fechas debemos diferenciar tres etapas que se suceden rápidamente y en donde deberemos estar atentos. Es momento de aprovechar esta situación y sacarle el mayor partido posible. Son fechas para hacer grandes pescatas y recuperar el pulso y la mano para estar finos en el momento de la clavada.

 

-La prefreza:

Puede que en estos momentos continúe en zonas norteñas de la geografía española. Es un momento en donde disfrutaremos muchísimo, puesto que tanto lucios como bases atacan casi toda la variedad de señuelos que les presentemos. Tienen gran necesidad de alimentarse para ganar fuerzas para la freza y se lo daremos. Comienzan a llegar a las zonas someras para adecuarse a la freza. Si conseguimos dar con este momento tendremos mucho éxito y escasa dificultad para capturar bases y lucios. Es un momento en donde los peces pasto todavía no han poblado las orillas y hay depredadores con mucho apetito, suelen darse jornadas de pesca escandalosas y casi cualquier señuelo es atacado sin miramientos.

 

-La freza:

Suele ser un momento complicado, pues entran en un estado de atontamiento, en donde algunas veces nos resulta difícil provocar los ataques del bass o el lucio. Es un momento en donde la destreza del pescador de spinning debe desarrollarse, pues no todos los lucios desovan a la vez (alguno estará activo) y por otro lado deberemos conseguir que se sientan irritados porque un desconocido invade su nido o zona de reproducción, momento en el que intentará expulsarlo del nido y conseguiremos buenas capturas. Algunas veces y si conseguimos pescar a pez visto, podremos observar que persiguen los señuelos y no abren la boca para atacarlos, simplemente se limitan a empujarlo con el morro con el fin de expulsar de su territorio a ese desconocido. Los machos son los más agresivos, ya que se disponen a cuidar a la hembra y proteger a su vez el nido y su territorio, pero si conseguimos el ataque de una hembra, puede que obtengamos nuestro record personal e lucio o bass, pues el porte que alcanzan en estas fechas, suele ser su máximo anual. No podemos olvidar que son momentos muy delicados, en donde deberemos manipular los peces con mucho cuidado, especialmente si son hembras y a ser posible, sin sacarlas del agua. Deberemos tener las capturas el menor tiempo posible fuera del agua para su posterior devolución, permitiendo así que puedan continuar con sus labores reproductivas.

 

– Post freza:

Los lucios y bases se encuentran muy activos, han gastado muchas energías en la freza y tienen una gran necesidad de recuperarse. Nuevamente presentan una actividad despampanante y podremos disfrutar de buenas jornadas de pesca. Muchos de los lucios saldrán del agua con heridas, algunas bastante importantes, delgados y en un estado un poco deplorable. No por ello nos presentarán menos batalla en la lucha, su agresividad y actividad con el aumento de la temperatura de las aguas es más que evidente y tienen nuevamente una gran necesidad de alimentarse para recuperar fuerzas. La localización de los peces sigue siendo fácil, pero en estos momentos podemos encontrarlos más dispersos por las distintas zonas de los embalses, encontrándose en las colas, reculas y también algunas zonas profundas.

 

Artículo realizado por: Eduardo Zancada

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.