Seguramente nos gustaría ser más rápidos  en aquellos momentos que las picadas son más frecuentes. Con unos pequeños consejos nuestras jornadas serán más eficientes y fructíferas.

1. Cambia rápido tus aparejos de pesca

Cuando recuperamos nuestra línea y no tenemos cebo o nuestros anzuelos se encuentran enredados etc. simplemente debemos de poner una “grapa” (en competición es algo indispensable) en la unión de nuestra línea (hilo del carrete) con nuestro aparejo

Foto-1

Este pequeño accesorio va cubierto con un trozo de funda plástica para evitar la salida inesperada de nuestros aparejos y su perdida

2. Coloca y ordena tus aparejos

Si tenemos todos nuestros montajes bien identificados y colocados, cuando un tipo en concreto de aparejo funciona bien, podemos tenerlo a mano y rápidamente en acción de pesca. Tendremos en cuestión de segundos cualquier tipo de aparejo que desees.

Foto2

 

 

3. Sustituye tus plomos en un instante.

Otro consejo muy útil es ir probando diferentes colores de plomo (sobre todo si pescamos de día) para ello tenemos que haber preparado  estos de tal modo que no precisemos herramientas y de un coste muy bajo.

Solamente se trata de hacer con la varilla de nuestro plomo algo similar al accesorio utilizado para sustituir el aparejo.

Foto3

4

 

Foto74. Ten ordenado tu cajón de pesca

Algo que parece muy sencillo no siempre se  hace bien. No se trata solo de tener nuestra caja bien colocada sino también de tener a mano los accesorios que en cualquier momento de pesca pueden hacernos falta. Hilo, anzuelos, aparejos todo a mano por si es necesario poder tenerlo muy rápido.

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto5

Foto6

 

Artículo de José Coca

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.