Cuando en 1954 Weber se unió a Pflueger, una de las compañías más antiguas del mundo de material de pesca. Su puesto de trabajo en Pflueger llevó a Weber al Medio oeste, lo cual le permitió adquirir valiosas experiencias dentro de la industria del material de pesca con visitas diarias a distribuidores y a las tiendas de pesca. A finales de los 50, Weber dejó Pflueger para comenzar con su propia compañía distribuidora de material de pesca, situada en las afueras de Minneapolis.


Un día de agosto de 1959, Weber y algunos amigos iban en dirección al noroeste de Ontario para un viaje de pesca de una semana. Los dos primeros días del viaje de pesca de Weber a Ontario no fueron bien. Frustrado, el compañero de pesca de Weber, Al Wallin, dudando puso un señuelo que Weber jamás había visto. Wallin había recibido ese señuelo de un tío suyo que trabajaba en la embajada americana en Helsinki. Sujetándolo como una piedra preciosa, su amigo ató el señuelo a la línea. Súbitamente, donde no había peces, comenzaron a haberlos en cantidad. Como puede imaginarse, aquel señuelo era un Rapala. En el camino de regreso a las Ciudades Gemelas, Weber paró en la tienda y compró unos pocos señuelos Rapala, que demostraron ser tan buenos como los de su compañero de pesca. Cuando Weber llegó a casa, le escribió una carta a la compañía Rapala con un pedido de 500 señuelos.


Sin saber con exactitud que hacer, Lauri y Risto llevaron la carta a Helsinki, donde un oficial del Departamento de Comercio Exterior dijo que la familia Rapala necesitaba un agente. El oficial recomendó a Harald Brunou, que comenzó una relación de más de 20 años, hasta su muerte en 1989. Les preparó los documentos necesarios y les pasó a máquina el pedido. Los señuelos llegaron a Minnesota a principios de 1960.

Mientras tanto, más crecía el potencial de los señuelos Rapala. Tanto fue así que decidió crear una empresa para comercializar el señuelo. Weber se acercó a ver a un viejo amigo suyo, Ray Ostrom, el cual hizo un espacio en el sótano de su tienda. Como la demanda de señuelos Rapala crecía, Weber y Ostrom decidieron obtener de la familia Rapala un contrato de exclusiva de distribución de los señuelos para toda Norteamérica Originalmente, Weber y Ostrom llamaron a su negocio Rapala Company.

Más tarde pensaron a la vez que sería bonito plasmar el espíritu de Minnesota y Wisconsin. Así que se decidieron por otro nuevo nombre, Normark, que significa “tierra del norte”.

 

HISTORIA DE NORMARK ESPAÑA

Normark España, fundada en 1992. En la actualidad, Normark se ubica en una población próxima a la Sierra de Madrid, San Agustín del Guadalix.

 

En sus instalaciones trabajan más de 30 personas, que se encargan de gestionar los clientes de España, Portugal, Brasil y más países de Latinoamérica, donde tiene sucursales en Brasil y México DF, 13 agentes comerciales atienden directamente a los clientes de España y Portugal.

Está dotada con una nave almacén de más de 3000 metros cuadrados, dos departamentos de servicio postventa, unas modernas oficinas, sala de exposición y bar comedor social.

En el avanzado almacén, se encuentran modernas máquinas Kardex, tanto de configuración vertical, como horizontal, que permiten una rápida y eficaz preparación de pedidos a nuestros clientes.

También dispone de dos departamentos de reparación oficial de productos Shimano, tanto de cañas como de carretes como de carretes.