La Comisión Europea (CE) está estudiando prohibir los “descartes” en la pesca, es decir, las capturas accidentales o no deseadas de peces que después, muertos, son arrojados al mar, según declaró hoy la comisaria europea de Pesca, María Damanaki.
La comisaria manifestó, durante una reunión con ministros de pesca de la UE, que en la reforma de la Política Pesquera Común (PPC) pretende impulsar una restricción de ese tipo, porque es necesario atajar “ese problema ahora”.
Los descartes son la parte de la pesca que cae en las redes y no se va a vender por cualquier motivo y que supone que se tiren al mar muchas toneladas de pescado.
Damanaki explicó que la prohibición que pretende impulsar sería “gradual”: empezaría vetando los descartes en el caso de las capturas de pelágicas (anchoa, caballa o arenque), después las demersales (que viven cerca del lecho marino) y posteriormente, las especies cubiertas por las restricciones se ampliarían año tras año.
La comisaria añadió que la cuestión es buscar el sistema de gestión de la pesca más adecuado en la UE, si las cuota o el régimen de esfuerzo pesquero (días en el mar o potencia del barco).
Para vigilar la pesca y evitar los descartes, Damanaki insistió en reforzar el control.
La comisaria señaló que en la gestión de los caladeros el problema de las capturas no deseadas que después se desechan es un “reto global”.
Según datos de la FAO (organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), el 8 por ciento de las capturas pesqueras mundiales fueron descartadas, es decir 7,3 millones de toneladas.
Damanaki añadió que en Europa la mitad de la extracción de pescado blanco se tira por la borda y que en algunos tipos de especies esa cifra llega al 70%.
“Si seguimos así, afrontaremos una situación en la que la capacidad de los ecosistemas marinos estará en peligro y los pescadores y su familia pagarán la factura”, recalcó.

Fuente: El Norte de Castilla

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.