Las actividades náuticas sin motor y la pesca deportiva empiezan a tener su predicamento en el parque natural Sierra de Andújar y a atraer a este entorno protegido un buen número de aficionados a ambas modalidades. En el parque natural hay dos embalses El Jándula y El Encinarejo, donde se pueden practicar actividades náuticas de turismo activo sin motor, y también navegación con embarcaciones de menos de 20 Caballos de Vapor (estas embarcaciones a motor requieren autorización del parque.

Miguel Ángel Jaenes, miembro de la Federación Andaluza de Pesca Deportiva señala que el embalse del Encinarejo es uno de los mejores embalses de Andalucía para practicar el carpfising (pesca deportiva sin muerte). Añade que está muy bien valorado por los pescadores, “tanto por la calidad de su entorno como la de las capturas”, señala Jaenes.

Concursos

La junta rectora del parque natural Sierra de Andújar autorizó en 2013 una treintena de concursos de carpfishing que realizan los distintos clubes de la Federación Andaluza de Pesca Deportiva.

Además, los pescadores de carpfishing colaboran en la conservación del parque natural y en cada concurso, realizan labores de limpieza en las orillas del embalse. Por otra parte en ese mismo año organizaron dos jornadas de voluntariado de limpieza en el embalse del Encinarejo y una jornada de limpieza y plantación de arboles en el Santuario (participando en esta unos 50 voluntarios). Los pescadores han creado una asociación para la realización de actividades medioambientales llamada Asociación Medioambiental de Pescadores Sierra de Andújar (AMAPSA) que esta inscrita como voluntarios de Andalucía.

Asimismo organizan en el Parque anualmente una jornada de educación ambiental y carpfishing y el Club deportivo de Pesca Don Barbo participa en el programa ‘Andarríos’ de voluntariado de la Junta de Andalucía, realizando un seguimiento de un tramo del río Jándula dentro del espacio protegido. Estas actividades implican a los pescadores a mantener las variedad de peces, porque lo que pescan lo devuelven después al agua y se implican en la conservación de las distintitas variedades. Esta modalidad de pesca se desarrolla en las entrañas del Parque Natural Sierra de Andújar, por la gran variedad de anfibios y reptiles existentes en la zona.

El método de pesca es distinto en este caso, porque el cebo no se coloca en el anzuelo, para que el pez no se lo trague, por lo que no sufre y además el pescador lleva un antiséptico, que cura de las posibles ayudas que hayan podido surgir.

Noticia publicada en Ideal.es

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.