Una demanda conservacionista presentada ante la Fiscalía de Teruel ha conseguido prohibir este año, por primera vez y de manera pionera, la suelta en los ríos aragoneses de ejemplares de la especie no autóctona trucha arco iris para la pesca deportiva. La decisión del Departamento de Medio Ambiente podría, además, extenderse a otras comunidades, ya que el grupo AEMS Ríos con Vida ha llevado la misma petición a Andalucía y Asturias.

La trucha arco iris es una especie alóctona, incluida en el borrador del primer catálogo nacional de especies invasoras. Aunque el Gobierno aragonés admite que estas repoblaciones “son una práctica habitual desde hace más de cien años”, AEMS ha considerado que esta práctica es nociva, dañina e ilegal. Un argumento admitido por la Fiscalía de Teruel, quien ha advertido a Medio Ambiente que en su liberación concurren elementos delictivos tipificados en el Código Penal como daños a la fauna local. El Plan de Pesca del 2011, con sus modificaciones y novedades, puede consultarse íntegramente en el Boletín Oficial de Aragón, de fecha 17 de marzo de 2011.

Ante esta “excepcional situación jurídica”, el Gobierno de Aragón ha pedido al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino “que se hagan las modificaciones normativas necesarias a la Ley 42/2007 para facilitar la suelta en situaciones controladas”. Una propuesta que llevará a la próxima Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, al entender que el tema es global.

Mientras tanto, ha planteado la posibilidad de aprobar un periodo transitorio de autorización de sueltas “en tramos controlados donde no haya competencia con la trucha común autóctona”.

Fuente: El periódico de Aragón

_____

La trucha arcoíris es un pez deportivo de primer orden.

Por supuesto ninguna especie debería introducirse alegremente en un ecosistema, sin antes valorar los posibles perjuicios que esta pudiera ocasionar a la fauna autóctona, donde ésta todavía se desarrolle sin alteración.

¿Qué especies pueden ser consideradas autóctonas?, las que llevan un millón de años en el ecosistema?, 100.000 años?, 10.000 años?, 1000 años?, 100 años?, 50 años?, Quién lo decide?

Las especies evolucionaron lentamente, acorde con los cambios de los ecosistemas que se produjeron a lo largo del tiempo.

Desgraciadamente esos cambios lentos, han pasado a ser cambios rapidísimos, producidos inexorablemente por la civilización humana y el desarrollo, aguas contaminadas por cantidad ingente de vertidos, disminución de los recursos hídricos por regadíos abusivos, construcción de innumerables pantanos para generar energía eléctrica, con la consiguiente amputación de los sistemas fluviales.

Soltar truchas arcoíris en los ecosistemas donde la trucha autóctona tiene poblaciones estables y saludables, “por supuesto que no”, soltarlas en otros donde todavía se atisbe una posibilidad de recuperación de nuestras fario, “indiscutiblemente tampoco”.

Tener truchas arcoíris en zonas controladas de ríos y embalses donde las características de las aguas no permitan tener poblaciones de truchas comunes, ¿por qué no?

Quizás deberíamos estar bastante más preocupados en denunciar y en hacer cumplir las leyes con respecto a todas las agresiones que sufren los ecosistemas acuáticos españoles. Lo mismo con los cormoranes, que están haciendo desaparecer cantidades ingentes de poblaciones de nuestras preciadas truchas autóctonas en las cabeceras de nuestros impolutos ríos de montaña durante la época de freza. Un gran ejemplo de cómo en poco tiempo se puede alterar las condiciones del ecosistema y hacer que una especie de ave de mar haya tomado los ríos trucheros como nuevo hogar y despensa invernal. ¿Qué fiscalía defiende a la trucha autóctona del saqueo y el diezmo que sobre ella realiza el alóctono cormorán grande”

Primero hay que recuperar la pureza, tanto física, como química, que han perdido casi todas las aguas de nuestro país. Las infraestructuras hidráulicas, grandes o pequeñas, los dragados y encauzamientos, los vertidos de todo tipo de industrias y poblaciones, ¿qué hacemos con ellos?

Pretender la pureza biológica de nuestras especies de peces autóctonas después de haber alterado y seguir alterando tan dramáticamente los ecosistemas acuáticos que las sustentaban, es simplemente una utopía, independientemente de las repercusiones mediáticas que algunos colectivos de pescadores de pura raza cosechen.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.