Los vertidos ilegales de hidrocarburos desde los buques cerca de los puertos o en alta mar serán castigados en el futuro con penas de cárcel, según el proyecto de directiva comunitaria respaldado ayer de forma mayoritaria por el pleno del Parlamento Europeo, reunido en Estrasburgo. Los vertidos más frecuentes se producen durante la limpieza de los tanques de los mercantes en aguas próximas a los puertos. 

La nueva normativa de la Unión Europea (UE) quiere llenar el vacío legal que existe en la actualidad para luchar contra la contaminación marítima procedente de vertidos intencionados o negligentes de fuel, cuyo volumen y daños medio ambientales son mayores que los provocados por los accidentes más graves, como el del Prestige .

OPOSICION ENTRE LOS ESTADOS

El respaldo masivo de la Eurocámara al proyecto de directiva reforzará las posibilidades de vencer la oposición de varios estados miembros a la adopción de la nueva normativa en el Consejo de Ministros de la UE; en especial, Gran Bretaña, Holanda y Grecia, con fuertes intereses en el transporte marítimo. La nueva ley europea necesita la aprobación del Consejo de Ministros de la UE para poder entrar en vigor.

SUSTANCIAS NOCIVAS

El proyecto de normativa declara ilegal la contaminación, intencionada o negligente, hecha por cualquier tipo de navío, sea petrolero o no. Los vertidos sancionados no se limitarán a los hidrocarburos –como el fuel pesado del Prestige –, sino que abarcarán también otras sustancias nocivas, como cualquier tipo de producto químico. Además, la futura directiva considerará «delito penal» estos vertidos, tanto si son por omisión o si han sido realizados de forma deliberada.

La responsabilidad penal afectará a cada uno de los agentes implicados en el vertido, incluido el capitán del navío, el armador, el propietario de la carga y la sociedad de calificación.

Otra gran novedad de la directiva es la inclusión como infracciones de los vertidos que se produzcan en alta mar, sea cual sea el pabellón del buque. La intervención de la UE se producirá cuando el buque sospechoso haga escala en un puerto de un estado comunitario y serán tribunales de ese puerto los encargados de juzgar el delito.

El Parlamento Europeo reforzó el contenido de la directiva, incluyendo el embargo del buque responsable como otra de las sanciones posibles por los vertidos ilegales.

Para garantizar una aplicación eficaz de la nueva normativa, la Eurocámara propuso también la creación urgente de un servicio europeo de guardacostas, que realice controles eficaces e imprevistos en alta mar, y disponga de amplias competencias para hacer cumplir la nueva legislación.

APARATOS DE VIGILANCIA

El Parlamento europeo reforzó la directiva con la fijación de un calendario del 2005 al 2008 para instalar a bordo de los buques unos aparatos de vigilancia que garanticen la inexistencia de vertidos ilegales cuando naveguen por alta mar.
Fuente: El periódico de Aragón

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.