Más de medio centenar de personas han participado este domingo en el ‘Big Jump’ convocado por la organización ecologista WWF en la presa de Barbellido, en el término de Navacepeda de Tormes, en señal de protesta por la situación de este embalse para el que piden su demolición, mientras cinco alcaldes de la zona han mostrado su rechazo a que la presa se destruya.

"Big Jump" de WWF en la presa de Barbellido, en Navacepeda de Tormes (Ávila).

El ‘salto’ multitudinario, que también se ha llevado a cabo en otras presas de España, buscaba reivindicar la “buena salud” de los ríos mediante el derribo de presas “innecesarias” como las de Barbellido, en el Parque Regional de la Sierra de Gredos, donde WWF desplegó una pancarta de diez metros en la que podía leerse ‘Barbellido, demolición YA’.

Los presentes, además, escenificaron la problemática que representa este gran obstáculo para los peces, teniendo en cuenta que, según WWF, en España existen 1.231 grandes presas y más de 7.000 obstáculos que impiden que los ríos tengan suficiente caudal de agua para mantener sus funciones ecológicas, como la depuración del agua, la alimentación de los acuíferos, la pesca deportiva o las actividades de ecoturismo.

El problema de muchas de ellas es que “se encuentran en mal estado, son obsoletas o suponen un enorme impacto ambiental”, de manera que el grupo local de WWF de Madrid saltó este domingo en Barbellido para pedir la demolición “inmediata” de esta presa “ya precintada por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD)”.

Además de WWF, otras organizaciones ecologistas se suman a la petición de demolición de Barbellido, como Unipesca, la Asociación Geográfica Ambiental, AEMS-Ríos con Vida, Plataforma en Defensa de San Glorio, Red Montañas, Asociación Pro-Hucho, Sierra Oeste Desarrollo SOStenible, Unión Sindical de CCOO de Ávila, Club de Pescadores Valle Iruelas y Centaurea.

Contra la demolición
Si WWF defendió su demolición, cinco alcaldes de esta vertiente de la Sierra de Gredos han mostrado su rechazo al cierre de la minicentral hidroeléctrica de la Garganta de Barbellido.

En concreto, los alcaldes de Navacepeda de Tormes, Navarredonda de Gredos, Hoyos del Espino, Zapardiel y Navalperal de Tormes se han manifestado por la continuidad de la minicentral, mientras que 244 de los 270 vecinos del municipio de San Juan de Gredos se han personado, individualmente, en el expediente administrativo, apoyando el mantenimiento de la instalación.

“Resulta incomprensible que se pida el cierre de la central cuando en los acuerdos para la creación del Parque de Gredos, en 1996, se estableció como condición primordial el respeto de los recursos e instalaciones existentes antes de la creación del parque, respetando, por tanto, sus recursos económicos”, indicó Zacarías Moreno, alcalde de Navacepeda de Tormes –una de las localidades que integran el municipio de San Juan de Gredos-.

De la misma forma, Zacarías Moreno afirmó no comprender que la CHD achaque a “una falta de mantenimiento del azud” el cierre de la central, cuando el Ayuntamiento “no ha podido dar la autorización al proyecto de obras de reparación presentado en 2007 porque se lo ha impedido” el mismo Organismo de cuenca.

Así, el alcalde de Navacepeda de Tormes calificó de “increíble” que, en lugar de autorizar las reparaciones y mejoras en el proyecto de la escala de peces, “se paralice una central que produce energía limpia”.

Fuente: Áviladigital.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.