El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas, ha explicado que el Gobierno está revisando el Catálogo de Especies Invasoras y que sacará de él algunas de ellas que están aclimatadas desde hace un siglo.

 

«Nos damos cuenta de que hay especies que llevan más de un siglo entre nosotros que están aclimatadas, que no producen el desplazamiento de otras especies y que no son depredadoras, que no son invasoras y que, por lo tanto, como poco debería establecerse un régimen transitorio y no pretender, como ocurrió en el anterior catálogo, excluirlas de la noche al día», ha recalcado.

En una entrevista concedida a Europa Press, Ramos de Armos ha puesto como ejemplo la trucha arco iris, con casi cien piscifactorías en España que se dedicaban a su cría y donde desde 1870 los ríos españoles se repoblaban con esta trucha. «Se puede decir que a lo largo del siglo XX prácticamente todas las truchas que se pescaban en los ríos españoles eran truchas arco iris», ha añadido.

En este sentido, ha asegurado que con este tipo de especies merece la pena «como poco» establecer un periodo transitorio así como una reflexión sobre si son especies aclimatadas, y si lo son, tener en cuenta la situación. «Hay especies que merece la pena establecer un régimen transitorio de equis años de adaptación y hay otras que simplemente merece la pena aceptar que están aclimatadas», ha aclarado.

A su juicio, el catálogo aprobado por el anterior Gobierno generó «enorme alarma» porque «se hizo sin el concurso de los agentes implicados y las comunidades autónomas que luego tenían que aplicarlo». De hecho, ha recordado que el Tribunal Supremo ha estimado suspender cautelarmente la aplicación del mismo y que el Consejo de Ministros estimó igualmente un requerimiento previo de varias comunidades autónomas.

«Algunas de ellas (las especies incluidas en el catálogo) generaban hasta puestos de trabajo porque eran puestos que se explotaban comercialmente y que merece la pena también tener en cuenta», ha agregado.

«IMPLACABLES» CON LAS INVASORAS

En cualquier caso, ha subrayado que el Gobierno también va a ser  «implacable» con la introducción de exóticas invasoras que desplacen a las especies autóctonas y que generen daños al medio ambiente. «E un ejercicio muy irresponsable introducir en nuestros ecosistemas especies invasoras porque los daños que generan son enormes, en ocasiones, prácticamente irreparables», ha advertido.

Por ello, apuesta por desincentivar el comercio de especies exóticas invasoras ante el riesgo posterior de su suelta en espacios naturales. «Pedimos la colaboración de todos los ciudadanos –ha añadido–. Hay que ser conscientes de que estas especies, además, a veces son peligrosas para la propia salud y la propia vida humana, no se pueden tener de cualquier manera. Son especies que deben tenerse por aquellos que están cualificados para tenerlas, pero no una mascota adecuada para tenerla en las casas».

Fuente: Europa Press

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.