La empresa Normark consigue la expulsión de un científico de una revista con presiones publicitarias

La organización ecologista SEO/BirdLife ha denunciado las presiones realizadas a las revistas de pesca por parte de la empresa Normark Spain, especializada en productos para esta actividad deportiva, con el fin de expulsar a uno de sus colaboradores más veteranos. Se trata del profesor titular de Zoología en la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid, Benigno Elvira, que venía colaborando con la resista Trofeo Pesca, de la editorial América Ibérica, desde 1996.

Según explica Juan Carlos Atienza, Coordinador de Conservación de Especies y Espacios de SEO/BirdLife, Normark habría amenazado con retirar su publicidad si no se prescindía inmediatamente de las colaboraciones de Elvira. El detonante de las presiones ha sido la firma por parte de Elvira de un manifiesto promovido por el Comité Científico de SEO/BirdLife contra la modificación del Real Decreto de Especies Exóticas Invasoras, que da vía libre no sólo para la pesca sino para la cría de especies potencialmente peligrosas para los ecosistemas acuáticos. Elvira señala que “dado que es una sección compartida con mi colega Ana Almodóvar, propuse que siguiera ella sola, pero decidieron cerrar la sección entera. El manifiesto ha sido una excusa, nos tenía ganas desde hace tiempo”.

El manifiesto promovido por SEO/BirdLife y suscrito por más de un centenar de científicos, expone cómo las invasiones biológicas están amenazando a especies como el cangrejo de río autóctono, la trucha común, el visón europeo, la malvasía cabeciblanca, el turón o los galápagos europeo y leproso, “como se muestra en los Libros Rojos elaborados y publicados a instancias del Gobierno español a lo largo de la última década”.

En noviembre de 2011 se creó un Catálogo y un Listado de especies exóticas invasoras, como desarrollo del artículo 61 de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, en forma del Real Decreto 1628/2011. Sin embargo, el pasado mes de febrero el nuevo Ejecutivo avanzó la modificación del Real Decreto, “atendiendo así las reclamaciones del conjunto de las Comunidades Autónomas [fundamentalmente Castilla y León, Aragón y Cataluña] que han manifestado su rotunda oposición a esta normativa”, según fuentes del Ministerio de Medio Ambiente.

Desde la cartera que dirige Miguel Arias Cañete se consideró que en la anterior normativa existían “importantes indefiniciones jurídicas que dificultan su aplicación”, incorporando “un listado de especies potencialmente invasoras a las que aplica un régimen altamente restrictivo, que afectaría a especies como la carpa o la trucha arco iris”. En su lugar, explica Atienza, “cortaron por lo sano y directamente eliminaron el listado de más de un centenar de especies, dejando sólo el catálogo y sin ni siquiera consultar al comité científico del ministerio”. Este último extremo no ha sido ni confirmado ni desmentido por el ministerio de Medio Ambiente.

Libertad de actuación

Desde el departamento de postventa de Normark, Luis Enrique Serrano señala que “del mismo modo que Elvira tiene libertad de expresión, nuestra empresa también tiene libertad de expresión y de actuación”. Desde su punto de vista, las presiones ejercidas en la editorial “no responden a un interés comercial, sino ético, porque no parece lógico que en un colaborador se dedique a atacar en una publicación al 50% de las especies de las que se habla en esa revista”. Elvira, de cuya expulsión apunta que “no sé si me hace sonreír o me indigna”, asegura que “cuando abordamos temas como éste, siempre hemos sido muy cuidadosos con los pescadores, porque incluso en ciertas áreas y cotos, entiendo que podría haber cabida para ciertas especie exóticas, pero en otros no”.

Serrano sostiene que “cuando se vierten opiniones científicas sobre cuestiones que atañen a la economía y a las personas hay que tener la absoluta certeza y no es el caso”. Según sostiene, “los científicos hacen referencia a estudios realizados en otros países, pero el ecosistema acuático de España, con sus grandes presas, es totalmente distinto”. El portavoz de Normark, sin embargo, niega tener certeza alguna acerca de si las especies invasoras benefician al ecosistema, pero ante la duda es partidario de no prohibirlas por el daño que ello infringiría al mercado de la pesca deportiva en España. “Precisamente lo que necesitamos es esa certeza, que los científicos hagan su trabajo y realicen los estudios objetivos que aclaren la situación”, insiste, para añadir que “Normark siempre ha tenido un especial cuidado con el medio ambiente, a través de la Fundación Rapala, de la que soy gerente, con la que hemos fomentado el voluntariado en los ríos, limpiándolos de toneladas de basura”.

Elvira, por su parte, confirma que “no son suficientes los estudios, si lo fueran me retiraría. Por supuesto que hacen falta más estudios y en eso estamos, pero con los que ya contamos se puede determinar el riesgo que suponen algunas especies”. Ante la posibilidad de que fuera la propia Fundación Rapala la que impulsara la realización de los estudios científicos que demanda su gerente, Serrano niega esa posibilidad, aclarando que “lleva dos años parada por la crisis y, de materializarse la prohibición de esas especies exóticas, no creo que pudiera reactivarse”.

En todo caso, desde la comunidad científica se recalca la existencia de evidencias suficientes para determinar la peligrosidad de algunas especies; “es el caso del black bass [perca americana] o la trucha arcoíris” destaca Elvira, “incluida en la lista de las 100 especies más peligrosas por la UICN [Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza] y aquí, en cambio, la protegemos”. El propio manifiesto señala que “el Real Decreto de Especies Exóticas Invasoras [el de noviembre] se ha desarrollado atendiendo a la mejor información científica y técnica disponible, y constituye por tanto el mejor punto de partida para atajar los daños provocados por las invasiones biológicas”.Sin embargo, a finales del mes pasado un auto del Tribunal Supremo y a raíz del recurso contencioso-administrativo, interpuesto por la Federación Española de Pesca y Casting ante el Real Decreto de noviembre, suspendió la vigencia de éste dando carta blanca a la cría, por ejemplo, del black bass.

La publicidad como arma de presión

Normark representa actualmente en torno al 25% de los ingresos publicitarios de Trofeo Pesca, siendo uno de los anunciantes históricos de la publicación. Enrique Aguado, director de Trofeo Pesca, afirma que “es un tema que, en realidad, no atañe a mi cabecera, es exclusivamente de la presidencia de la editorial” y rehúsa hacer cualquier tipo de declaración al considerarse no autorizado por la dirección de la empresa editora. Presidencia de América Ibérica, por su parte, no se ha pronunciado al respecto.Juan Cantais, jefe de Ventas y Marketing de Normark, reconoce que “se trata de una medida de presión”, a la que considera que “tenemos derecho, el mismo derecho de elegir dónde metemos publicidad”. En su opinión, “los escritos de Elvira no tienen cabida en esta publicación, que escriba en el boletín de SEO/BirdLife o en el de Greenpeace”.

Desde la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) optan por no pronunciarse en torno a la libertad de expresión reclamada por SEO/BirdLife al considerar que Elvira no es periodista, sino articulista.

Fuente: Público.es

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.