Parece que las aguas podrían volver a su cauce y propiciar de nuevo la puesta en marcha de los cotos intensivos de trucha arco iris.

Esta especie, que fue introducida hace más de cien años, con fines de piscicultura de consumo, propició a lo largo de estos años la creación de cotos intensivos, en las masas de agua donde las condiciones para la supervivencia de las truchas autóctonas se habían degradado intensamente.

 

 

Indiscutiblemente esta es una especie con un alto interés deportivo, que acepta casi cualquier modalidad de pesca y que indiscutiblemente engancha tanto a los pescadores noveles, como al resto de pescadores de trucha.

 
Estos cotos intensivos, permiten acceder a la pesca a muchas personas mayores y a muchos niños que se intentan aficionar a la pesca, ya que por lo general su accesibilidad es buena y tienen un número suficiente de peces para que se disfrute de manera adecuada.

En definitiva y en la actualidad se podría decir que los cotos intensivos de trucha arco iris son imprescindibles y totalmente sostenibles, dan trabajo y promueven riqueza en unas zonas rurales, que por lo general son deficitarias en recursos económicos.

¿Se puede pedir algo más?

Normark.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.