Un nuevo vertido, supuestamente procedente de la depuradora municipal de Vilalba, al río Madalena ha provocado la muerte de al menos 200 truchas en el tramo de río que discurre en paralelo al paseo fluvial de la capital chairega y que está catalogado como de pesca sin muerte.

Agentes del Seprona recogen truchas muertas en el cauce del río Madalena, ayer en Vilalba (Foto: Vázquez)

El vertido fluvial que propició esta nueva mortandad de truchas se produjo en la madrugada del pasado viernes como consecuencia de las lluvias caídas a primera hora de la noche y cuyas aguas pluviales llegaron a la depuradora a través de la red general de alcantarillado, una infraestructura que conduce al mismo destino y sin discriminación alguna las aguas pluviales y las residuales.

Este nuevo desastre ecológico en el río Madalena ha desatado las críticas tanto del presidente de la Asociación Deportiva de Pescadores Vilalbeses, Marcos Vázquez, como del responsable en Galicia de la organización Ríos con Vida, Mark Adkinson, quien nada más acudir al lugar del río en que se hallaban las truchas muertas, se percató de que el vertido había acabado con toda la población de truchas reproductoras.

Los agentes del Seprona que se desplazaron ayer hasta la presa del Muíño do Rañego, donde flotaban ya sin vida muchos ejemplares de trucha, cifraron en torno a 200 los ejemplares recogidos, cuyo peso podía rondar los 100 kilogramos, tal y como indicó Mark Adkinson, quien precisó además que el peso medio de los ejemplares muertos podía superar los 500 gramos.

Adkinson agregó que los propios agentes del Seprona se sorprendieron por el elevado número de truchas que hallaron muertas en el río, donde, según indicaron, aún van a aparecer muchas más.

El presidente de la sociedad de pescadores de Vilalba, Marcos Vázquez, se mostró indignado por los hechos y lamentó la ausencia de soluciones a un problema que dejará el río sin pesca.

Monterroso

El vertido de ayer al río Madalena es el segundo ocurrido en la última semana, tras el ocurrido en el río Ulla, a su paso por Monterroso. Este hecho propició un intercambio de acusaciones entre Xunta y Concello, al que ahora también se suma el portavoz local del PP, quien culpa al alcalde socialista de lo sucedido.

ADMINISTRACIONES

  • El pozo de tormentas ya tiene presupuesto. Los reiterados problemas ecológicos que deparan los vertidos de la depuradora al río Madalena podrían reducirse de forma sensible con la construcción de un pozo de tormentas en las inmediaciones de la estación depuradora, ya que esta nueva instalación serviría para almacenar el volumen de residuos que la depuradora no pueda tratar. La construcción de esta nueva infraestructura responde a una vieja reivindicación del Concello de Vilalba a la Xunta de Galicia, que ya ha incluido en los Orzamentos de este año una partida económica específica para dotar la capital chairega de esta nueva instalación hidráulica que ayudaría a solventar en gran medida los problemas propiciados por los vertidos de la depuradora municipal.
  • Denuncia penal. La asociación de pescadores de Vilalba, secundada por otras organizaciones ecologistas, denunciaron en su día estos hechos, contra los que ahora pesa una denuncia penal, según indicó Mark Adkinson, quien urge la adopción de algún tipo de solución para erradicar este tipo de situaciones que no deparan ningún tipo de beneficio a nadie.

Fuente: El Progreso

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.